INTERIOR. CASA DE UN REDACTOR DE ESPACIO MARVELITA – NOCHE

El redactor se dispone a escribir la reseña de Deadpool 2. En su mano izquierda sostiene una tableta de una famosa marca de chocolate.

“Nadie duda del éxito de la primera película de Deadpool a estas alturas. Hace dos años, una historia que llevaba años fraguándose llegó a las salas de cine para convertirse en una de las películas para adultos más taquilleras de la historia y encandilar a todo el público que aún no conociera al Mercenario Bocazas.”

Se escucha golpear una ventana. El escritor para unos segundos, da un mordisco a su tableta de chocolate y vuelve al texto.

“Incluso antes de conocer las buenas críticas que iba a cosechar la cinta, ya en Fox se atrevieron a confirmar una secuela, la cual nos anunciaba el propio Wade Wilson en la escena post-créditos de su opera prima. Pero, ¿ha estado la segunda parte a la altura?”.

BANG. BANG. Deadpool entra en escena mientras el cuerpo sin vida del crítico cae al suelo, dejando a la vista la pantalla de su ordenador. Deadpool echa un vistazo rápido a la ventana de incógnito que está minimizada en la barra de tareas, se asusta, y abre el documento de la reseña.

“¿Ha estado la segunda parte a la altura? ¿Pero de qué cojones va este tío?”

BANG. BANG. BANG. BANG. BANG. BANG. BANG. BANG.

“Esas manchas van a salir muy mal de la alfombra. Deberías haberla comprado roja. Qué asco de escritorio, este tío es más desorganizado que ciega Al. Y ella es ciega ¿tú qué excusa tienes? Menuda reseña de mierda que estabas haciendo. Niños, ni caso al tío muerto de la alfombra. Deadpool 2 es lo mejor que le ha pasado al mundo desde aquel vídeo de David Hasselhoff comiéndose una hamburguesa borracho. Puro material para momentos íntimos. El caso es que, como habréis leído por ahí, muchos dicen que la segunda parte es mejor que la primera. Y sí, es muy buena. Aunque la primera mola más. Y se da la casualidad de que en la primera soy protagonista indiscutible, pero eso no tiene nada que ver. Me temo que esto no es El Padrino II. Solo soy un tío que va por ahí matando a los demás. Eh, igual un poco de El Padrino sí que tengo. – Vienes a la boda de mi hija…- Vale, las imitaciones escritas no tienen tanta gracia. Deberíais estar aquí. En serio, me sale igual. Lo que iba diciendo, Deadpool 2 no llegará a ser tan buena como la primera, pero aún así sigue siendo una peli fantástica. Hay tiros a cascoporro. Pero de pistola. Decid no a las drogas, niños. También clavo muchas espadas. Mucha violencia en general. Más bestia y sanguinaria que la primera vez. Ahí sí podemos decir que lo hemos hecho mejor. Punto para Deadpool 2. Ahora bien, la primera entrega tiene la versión guapa de Ryan Reynolds. Eso son dos puntos para la primera. Aquí sale la versión cara-escroto de Reynolds. Y en Infinity War sale la versión cara-escroto de Josh Brolin. Esto es poesía pura.

Otro punto a favor, es que aquí ya conocéis mi historia. Nada de orígenes ni tonterías de esas. Aquí empezamos a todo gas. Que no Fast and Furious. En serio, ¿alguien tiene la dirección del tío que tradujo así esa película? Aún me quedan balas… Lo que iba diciendo, que desde el principio ya tenemos acción y voy por ahí dándole cera a los malos. Porque sí, en esta peli ya no soy tanto un anti-héroe. No señor, aquí soy todo un héroe. Un héroe que mata a los malos, pero un héroe al fin y al cabo ¡Hasta los X-Men me quieren fichar! El que quiere matar a los buenos es Cable. ¿Os suena ese tío de los cómics? Bueno, pues olvidadlo porque nos pasamos su historia por el ojal. Josh Brolin, el cabrón que se fundió medio universo con un chasquido de dedos, lo interpreta genial. Pero la historia de Cable nos importa más bien poco. Cuéntale tú al espectador que es el hijo de Scott Summers, que en las pelis es un mierda, que tuvo que ir al futuro por una enfermedad chunga y luego vuelve de mayor al pasado. Mira que nuestros guionistas se fuman cosas raras, pero en los 90 también había buena mandanga (que rima con chimichanga). Así que, toda la historia de Cable, fuera. Bueno, aquí sigue siendo del futuro. Y tiene el brazo metálico y todo eso. Eso sí, nada de poderes mutantes. Solo un tío que reparte hostias como si su perro hubiera muerto. Jeje, tiene gracia porque el director de esta peli es el mismo que el de John Wick. La que sí tiene poderes es Dominó. Y molan que te cagas. Esa tía tiene suerte. Y no solo por trabajar conmigo, sino porque ese es su poder. Y en pantalla se ve que alucinas. Una pasada. Si Fox la hubiera contratado antes nunca hubiéramos tenido Cuatro Fantásticos, ni X-Men: La Decisión Final ni X-Men Orígenes: Lobezno. En serio, si esa película hizo algo bueno fue acabar. Y si en la peli anterior conseguimos mejorar lo que hicieron conmigo en X-Men Orígenes, en esta también arreglamos otra cagada de La Decisión Final. Pero me lo callo, que sería spoiler. Ya no soy tan Mercenario Bocazas, ¿eh?

A ver, hemos hablado de los invitados de lujo, de la acción desbordante sin pausa, ¿qué más nos queda? Ah, el humor. Pues os vais a partir el ojete de reír. Puff, humor, otra peli Marvel para niños. Muérete. Aquí tenemos humor bestia. Bromas sin parar. Por supuesto, todas mías. Quiero decir, soy algo así como el nuevo Louis C.K. Pero sin masturbarme delante de mujeres que no quieren. Sin contar a ciega Al. Ella es ciega, no lo ve. En serio niños, no os toquéis delante de los demás. Además, dicen que si te tocas mucho te quedas ciego. Y ahora que lo pienso, ¡Al, eres toda una viciosa! Pues eso, risas aseguradas. Y soltamos dardos a todo el mundo: el universo DC, Marvel Studios, Ryan Reynolds… Y si queréis ver el gag más bestia de todos tendréis que esperar a la escena post-créditos. Esa absurda costumbre de poner escenas post-créditos. Parece que si no las pones ya no es una peli de superhéroes…

Esto está quedando muy largo y me duelen los dedos de escribir. Es lo que los médicos llaman dedo de tirador. Así que, vamos a las cosas malas. Puede ser que el argumento esta vez no nos lo curráramos tanto, lo reconozco. Tampoco es que lo hiciéramos mucho la primera vez, la verdad. Pero ahora lo hemos descuidado demasiado, quizás. No es que tengamos una super trama llena de montón de giros, aunque alguno hay. Pero ninguna cagada como la del Mandarín de Iron Man 3. Ahí sí que os la colaron. El caso es que, a pesar de algún girito y alguna sorpresa aquí y allá, el argumento es un poco pobre. También hemos pecado de no haber metido ningún villano a la altura. La verdad es que hubiera venido bien meter un villano a lo Mr. Siniestro, aunque tenemos un Huevo de Pascua sobre él. Y sobre otras cosas. Eso sí lo hemos hecho bien. Tenéis referencias a mansalva. Eso siempre mola.

La nueva peli es, en resumen, más grande y más dura (eso dijo ella). Tan buena como un burrito. Vale, igual exagero. Los burritos están demasiado buenos, menos cuando te hacen ir al baño. Menudo desastre armé esta mañana. Ya verás qué sorpresa se lleva Al cuando vaya al baño la próxima vez. Pues eso, que si hubiéramos metido un mejor argumento hubiera sido ya la hostia. Pero no queríamos eclipsar a Vengadores: Infinity War, esa gente también merece ganar algo de dinero aunque sea.”

Deadpool suspira, mira el cadáver del escritor y exclama:

“¿Pero qué he hecho? Menudo desperdicio de chocolate. Se ha derretido y mezclado con la sangre. Eso ya no se lo come ni La Mole.”

FIN