El creador del personaje ha dado su opinión para The Washington Post sobre los lanzarredes mecánicos que ya se han podido ver en repetidas ocasiones en las imágenes publicadas de la nueva película de Spiderman, remarcando la diferencia con lo visto en la antigua trilogía de Sam Raimi.

Lo que me gustaba de los lanzarredes de Peter era el hecho de que le hacían más vulnerable. En cualquier momento crucial podía quedarse sin fluido arácnido y verse forzado a confiar en su ingenio.

Las redes orgánicas que le dio Sam Raimi, y que Jim Cameron también le habría dado si hubiese dirigido la primera película de Spidey, ciertamente funcionaron muy bien en la película, y quizás permitieron unos mejores efectos especiales de lo que podría haber hecho mi idea de fluido arácnido limitado.