“Parte del viaje es el final”. Pues aquí estamos, después de ver Vengadores: Endgame, con lágrimas en los ojos y el corazón todavía a mil escribiendo sobre el broche final a más de 10 años de una historia con la que muchos hemos ido creciendo. No es fácil despedirse. No es fácil decir adiós a personajes que nos han entretenido y emocionado a lo largo de tanto tiempo. Pero, sin un final, ninguna historia tendría sentido. Y por mucho que todos deseáramos ver cómo acababa este relato, nadie nos ha preparado para el vacío que nos queda después.

Vengadores: Endgame, fin de ciclo en el UCM

Sí, el Universo Marvel seguirá. Aún quedan muchas historias que contar, y muchos personajes que seguir descubriendo. Pero, verdaderamente, este es el fin de una etapa.

La película hace un trabajo perfecto cerrando la historia. Durante sus 3 horas de duración (que se pasan volando), asistimos a la conclusión del mayor relato jamás narrado en el cine. Y, para hacerlo, los hermanos Russo, directores de la cinta, se recrean en la historia para ofrecernos algo distinto.

Después de 21 películas ambientadas en este universo, en Marvel Studios aún saben cómo sorprendernos. Y es que esta película abraza sus orígenes en el mundo del cómic como nunca antes lo había hecho una película de Marvel. Y ya es decir. La cantidad de material que parece casi exclusivo del papel que ahora salta a la pantalla no deja de sorprender.

Homenaje constante a Marvel

Mucho ha llovido desde aquella primera Iron Man tan terrenal y realista. Ahora, cualquier cosa es posible. Las ideas más locas y descabelladas tienen cabida en un relato que trasciende a la propia película. Hablamos de la mitología de un universo. Por ello, los hermanos Russo nos regalan incontables momentos que los más fieles seguidores del mundo del cómic abrazarán y por los que se emocionarán.

Pero la cosa no se queda ahí. La película no es solo un homenaje a los cómics de Marvel. El valor de estas películas es tan superior al de los cómics en la cultura popular, que Vengadores: Endgame puede permitirse el lujo de homenajear a las 21 películas predecesoras, haciéndonos navegar por sus diez años de historia entre sonrisas y alguna que otra lágrima. La cantidad de referencias internas está a la altura de aquellas realizadas al cómic, haciendo partícipes de este relato tanto a lectores como a seguidores exclusivos de las películas. En general, este filme es una oda a la Marvel de los cómics y la gran pantalla.

Ya lo decía Thanos, el equilibrio existe

Entre tanta referencia y tanto homenaje, también hay cabida para una historia potente, fresca y distinta a las anteriores. Con unos personajes que ya conocemos pero que han ido evolucionando. Una historia que atrapa, y que consigue unir la emoción más dramática con los mejores gags de humor. Un equilibrio perfecto. Como todo debería ser. Como le gusta al bueno de Thanos. Una montaña rusa de emociones, que en un subidón nos hará reír y sorprendernos, y que luego nos estremecerá el corazón en la bajada.

Como ya nos pasó con Vengadores: Infinity War, Vengadores: Endgame va más allá de una historia o de una película, es una experiencia. Es sentarse en la butaca y volver a ver a unos amigos con los que llevas quedando 10 años y que sabes que puede que no vuelvas a ver. Es emoción sin descanso de principio a fin.

Vengadores: Endgame nos da lo que siempre hemos querido

¿Estamos hablando de la mejor película de superhéroes? Eso queda en otra liga. Esta no pretende serlo. Solo pretende ofrecer a sus espectadores, sus seguidores, un final emocionante como es merecido. Y vaya si lo consigue.

De ahí que esta crítica no pretenda ahondar en términos más cinematográficos. No queremos hablar de interpretaciones, de bandas sonoras o de otros elementos asociados a este arte. Lo que se quiere, con estas palabras, es transmitir la idea de que todo aquel que haya visto una película Marvel alguna vez y se sienta identificado, de alguna u otra manera, con algún personaje, debe ver esta película. Es una experiencia que merece la pena vivir a lo grande, en el cine, y sin spoilers previos. Creedme, nadie está preparado para la gran cantidad de sorpresas que aguardan en Vengadores: Endgame. Es un viaje solo de ida hacia el espectáculo y el mayor orgasmo friki que hayáis tenido nunca. Los hermanos Russo os vuelven a tender la mano. Dádsela y dejaros embaucar.

Si bien el trailer de la película nos mostraba a Steve Rogers en un grupo de apoyo hablando sobre lo difícil que es pasar página después de Thanos, nadie avisó que seríamos nosotros quienes al final necesitaríamos superar este vacío. Así que, una vez hayáis visto la película, venid, tomad una silla y sentaos. Os esperamos.