Thor: Ragnarok. Karl Urban detalla una escena eliminada de Skurge

37
Póster de Thor: Ragnarok

Escucha este artículo

Aunque en Thor: Ragnarok la atención se centra, obviamente, en los personajes principales, hay otros personajes secundarios sin los que la película no sería la misma. Uno de ellos es Skurge, al que interpreta Karl Urban. El personaje empezó la película como un alivio cómico, pero después pasó a ser la mano derecha de la villana Hela. Al final, el personaje se redime volviéndose contra Hela y ayudando a Thor.

Sin embargo, en una entrevista reciente, Urban reveló que rodó una escena que fue eliminada y que explicaba mucho mejor el giro de su personaje y ayudaba a cerrar su arco.

De hecho, hubo una escena que no llegó al corte final. Porque el personaje tiene un arco realmente maravilloso. En primer lugar, por instinto de conservación, se alinea con Hela. Porque podía ver que si no lo hacía, le iban a matar. Pero luego, a lo largo de la película, se enferma cada vez más por lo que debe hacer para mantener esa decisión, trabajar para ella. Y hay una escena en la que le corta la cabeza a una joven en una plaza del pueblo porque Hela se lo pide. Y después de esa escena, hay un escena que no llegó al corte final en la que él está absolutamente asqueado hasta la médula. Le encontramos en algún rincón. Y en realidad está físicamente enfermo por lo que ha hecho. Y esa fue realmente la génesis de este giro que toma, y la culpa que siente por lo que ha hecho, y cómo va, en el momento adecuado, a hacer las cosas bien. Y eso siempre es divertido, cuando tienes un personaje que puedes llevarlo en una dirección, y luego tener un pivote.

Durante la misma entrevista, Urban habló sobre su experiencia trabajando con Taika Waititi y dijo que la espontaneidad hizo que toda la producción fuera más agradable.

Y lo que me encantó de trabajar con Taika es que la toma no era un sacrilegio. Estabas en medio de una toma, haciendo el diálogo, y él iba y venía, ‘Oye, ¿por qué no intentas decir esto o aquello? ¿Por qué no vienes a recoger eso o haces eso?’. Y fue realmente liberador en cierto modo, porque no había nada precioso en ello. Y simplemente se volvió mucho más fluido y mucho más improvisado.