20th Century Fox retrasó el estreno de X-Men: Fénix Oscura en múltiples ocasiones, y una combinación de eso y de una extensa vuelta al rodaje dejaron claro desde el principio que había problemas serios con la película de Simon Kinberg.

Aunque posiblemente se filtren más de esos problemas durante las próximas semanas, las miembros del reparto Sophie Turner y Jessica Chastain han revelado ahora que el guionista y el director estaban reescribiendo constantemente el guión, algo que lógicamente no le sienta bien a ninguna súper producción.

De hecho, Turner afirma que participaba en esas reescrituras durante dos horas todos los días.

Simon y yo nos sentábamos durante dos horas todos los días y simplemente peinábamos cada página del guión. Se hacían reescrituras todo el tiempo.

Chastain, por su parte, va más allá y afirmó que Kinberg incluso seguía haciendo cambios en el guión cuando se iba a su casa después del rodaje.

Podrías haber tenido una conversación y salía algo de ahí, y después a la mañana siguiente, Simon aparecía en el trabajo y decía, ‘Hey, escribí algunas páginas que creo que podrían ser interesantes para esta dirección que estamos tomando’.