Cuando hablamos sobre X-Men: Apocalipsis, de las principales críticas hacia la pelícual fue el aspecto que decidieron dar al villano principal, interpretado por Oscar Isaac.

Ahora, hablando para GQ, el propio Isaac ha dejado claro que ponerse en la piel de Apocalipsis (Apocalypse) no fue una experiencia divertida, sino más bien todo lo contrario.

Apocalipsis, eso fue horroroso. No sabía cuando dije que sí que eso es lo que iba a ocurrir. Que iba a estar recubierto de pegamento, látex y un traje de 18 kg., que tenía que llevar un mecanismo de ventilación todo el tiempo.

Dije, ‘Oh, puedo trabajar con esos grandes actores que tanto me gustan’, pero ni siquiera podía verles porque no podía mover la cabeza. Y tenía que sentarme en una silla especialmente diseñada para mí, porque ahí es el único sitio donde me podía sentar realmente, y me metían en una tienda de ventilación entre tomas.

El actor no entró en detalle sobre cómo fue trabajar con el director Bryan Singer, muy rodeado de polémica últimamente debido a su despido de Bohemian Rhapsody y su elección para dirigir Red Sonja a pesar de las acusaciones de abusos sexuales, pero sí dejó claro que no disfrutó nada formando parte de la franquicia de los X-Men.

Y cada vez que me movía, era como goma y plástico chirriando, así que todo lo que dije también tuvo que ser doblado más tarde. Y después quitármelo era la peor parte, porque tenían que rasparlo durante horas y horas. Así que eso fue X-Men: Apocalipsis.