Aunque un vídeo del videojuego Spider-Man exclusivo de PlayStation 4 proyectado en el reciente E3 reveló a una gran cantidad de villanos que veremos en el título, no hubo ni rastro de uno de los más icónicos, el Duende Verde (Green Goblin).

Sin embargo, sí que está confirmado que veremos a Norman Osborn en el juego, y nuevos detalles revelados en ediciones especiales del Daily Bugle podrían haber indicado cómo podría regresar el alter-ego maligno de Osborn.

Según el periódico ficticio, Osborn es ahora el alcalde y está buscando un tercer mandato. Se han eliminado los límites de mandatos así que persigue libremente un tercer mandato sin precedentes, un detalle que ya le sitúa como un personaje con mucho poder. Uno de los puntos más importantes del discurso de Osborn, según el periódico, es que está planeando hacer de la ciudad un lugar más seguro.

La nueva plataforma de Osborn se centra en mejorar la seguridad de la ciudad, con promesas de terminar con la dependencia de la ciudad hacia los vigilantes enmascarados como la Spider-menaza proporcionando un mejor apoyo a la abrumada fuerza de policía, junto a otras iniciativas.

Al parecer, para hacer esto crea una fuerza militar privada entre otras medidas de seguridad, pero no eso no funciona. Una nueva edición del Daily Bugle distribuida en el E3 incluye un artículo titulado “Error de Lanzamiento”, que describe cómo fracasaron los planes del alcalde.

El ejemplo más vergonzoso es el fallo del nuevo sistema de seguridad de la ciudad. El Alcalde Osborn presentó el sistema de monitorización criminal como un componente clave para dejar fuera a Spiderman. Pero el sistema no funcionó incluso antes de tener una oportunidad, arruinado por los equipos de la ciudad que se hicieron cargo de la instalación de Oscorp.

Esto nos lleva a pensar, ¿habrá decidido Norman Osborn tomarse la justicia por su cuenta para librarse de Spiderman? ¿Será él el responsable del motín de La Balsa? ¿Acabará convirtiéndose de nuevo en el Duende Verde para hacerse cargo por él mismo?