Allá por 1999, el director David Fincher rechazó la oportunidad de dirigir Spiderman, la primera película del personaje arácnido que finalmente acabó siendo dirigida por Sam Raimi.

Pero no solo esto, ya que se dice que Fincher fue uno de los candidatos a dirigir el reinicio cinematográfico de la franquicia, del que al final se encargó Marc Webb.

Ahora, en una entrevista para io9, el director ha revelado cuál habría sido su versión del trepamuros, mucho más cercana a The Amazing Spider-Man que a los filmes de Raimi.

David Fincher

Mi impresión de lo que podría ser Spiderman es muy diferente de lo que hizo Sam Raimi o lo que Sam quería hacer. Creo que la razón por la que dirigió esa película fue porque quería hacer al superhéroe de los cómics de Marvel. Yo nunca estuve interesado en la historia de génesis. No podría pasar por un chico que es mordido por una araña roja y azul. Era un problema… No es algo que sintiese que pudiera encarar. Quería empezar con Gwen Stacy y el Duende Verde, y quería matar a Gwen Stacy.

La secuencia de apertura de la película que iba a hacer iba a ser de diez minutos, básicamente un vídeo musical, una ópera, que iba a ser una imagen que te llevase a través de todo el pasado de Peter Parker. Mordido por una araña radioactiva, la muerte del Tío Ben, la pérdida de Mary Jane, y después la película iba a empezar con Peter conociendo a Gwen Stacy. Era una cosa muy diferente, no era una historia de adolescentes. Era mucho más sobre el chico destinado a ser un friki.

David Fincher es conocido por dirigir éxitos como El Club de la Lucha, Seven, La Red Social y Millenium: Los Hombres Que No Amaban a las Mujeres, entre otras.