Rian Johnson afirma sentirse frustrado por que la gente piense que tuvo una mala experiencia en Star Wars

Póster de Star Wars: Los Últimos Jedi
Escucha este artículo

Hablando con The New Yorker con motivo del inminente estreno de Puñales por la Espalda: El Misterio de Glass Onion, el director de Star Wars: Los Últimos Jedi, Rian Johnson, habló sobre cómo fue su experiencia en la franquicia Star Wars.

En respuesta a una pregunta sobre si el discurso dividido (y, a veces, tóxico) que rodea a su película de Star Wars ha contaminado al fandom de la franquicia, Johnson dijo que en realidad se siente frustrado por la falsa noción de que tuvo una experiencia negativa.

Oh, joder, sí. Sí. Dios mío. Sí. En términos de eso, creo que amo Star Wars aún más ahora. Creo que lo que realmente me frustra es la percepción de la gente de que tuve una experiencia negativa de alguna manera, o la percepción de la gente de que fue de alguna manera una experiencia traumática, o algo así. La realidad es que fue una experiencia completamente alegre incluso por detrás, los últimos años, la recepción de la misma.

El director dijo que en realidad le encanta hablar sobre la película, a pesar de que inicialmente calificó la reacción como increíblemente dolorosa. Y es que, según el director, entre los fans de Star Wars es habitual que se califiquen las opiniones de los demás como equivocadas simplemente porque sí.

No. Y, cuando leí lo que esas personas decían en realidad, pensé: ‘Oh, estoy completamente en desacuerdo con esto’. Están equivocados. Para mí. A todo el mundo le puede gustar lo que quiera y no gustarle lo que quiera. Y entre los fans de Star Wars, en particular, crecer como uno solo, discutir sobre que las opiniones de los demás son equivocadas es el pan nuestro de cada día. No me sentí aplastado. No me sentí como, ‘Oh, no, no hice una verdadera película de Star Wars’. Me sentí como, ‘No, lo hice’.

Ahora bien, también dijo que, pase lo que pase, alguien que trabaje en una película de Star Wars va a salir diferente, algo que no tiene por qué derivar en que se ame menos a la franquicia.