El Increíble Hulk: Hablan de los problemas creativos con Edward Norton

0
1344
Póster de El Increíble Hulk

No es ningún secreto que hubo algunas diferencias creativas en los primeros días del Universo Cinematográfico de Marvel, especialmente en lo que se refiere a Bruce Banner y Hulk. El Increíble Hulk de Universal fue la segunda película del UCM después de Iron Man, y contó con Edward Norton interpretando a Bruce Banner. Con el tiempo, Marvel decidió seguir una dirección diferente con el personaje, no solo cambiando la forma en que era representado, sino también a quién lo había interpretado en esa película. Mark Ruffalo reemplazó a Norton en 2012 y ha interpretado a Hulk desde entonces.

Según el libro The Story of Marvel Studios: The Making of the Marvel Cinematic Universe, había claras diferencias en la visión que tenían del personaje Norton por un lado, y Marvel por otro. Norton estaba constantemente tratando de hacer cambios en el guión a lo largo de la producción. Se suponía que debía haber escrito un borrador del guión antes de la producción, pero la falta de tiempo evitó que eso sucediera. Eso llevó a Norton a realizar cambios en el guión a medida que avanzaba el rodaje, lo que finalmente provocó una dinámica polémica en el set.

Hubo varios productores en El Increíble Hulk, incluyendo el Presidente de Marvel Studios Kevin Feige, pero solo uno de ellos estuvo en el lugar en todo momento. Stephen Broussard se mudó a la ubicación para estar en el set todos los días, con la esperanza de ganar experiencia de la misma manera que lo hizo Feige en los sets de las películas de los X-Men.

Kevin Feige venía tanto como podía, pero hubo muchos días en los que eras el único en el set. Era la voz de los productores, pero yo era la persona más joven en la sala con diferencia. Siempre sentía que me iban a llamar en cualquier momento y me dirían: ‘Puedes irte ya. Deja que los adultos hacer su trabajo’.

Pude facilitar el cambio de una manera que fue útil para la película y útil para el director Louis Leterrier. Recuerdo sentir que ese era el trabajo de un productor. Por un lado, ayudar al director a realizar su visión. Pero también es un desafío para la historia. Nunca de una manera polémica, sino diciendo, ‘¿Qué pasa con esto?’ o ‘¿Qué tal si vemos esto de esta manera?’. Un poco de choques creativos, aunque suena negativo, es saludable.