A pesar de que las críticas (aquí la nuestra) vapulearon a X-Men: Fénix Oscura desde una semana antes de su estreno, se esperaba que la película terminase su primer fin de semana en Estados Unidos como número 1 en taquilla. Después de todo, su competencia era Mascotas 2 en su estreno, Godzilla: Rey de los Monstruos en su segunda semana y Aladín en su tercera semana. Sin embargo, el filme de Simon Kinberg ha recaudado mucho menos de lo esperado, quedándose en el segundo puesto por detrás de Mascotas 2.

Esta es la primera vez en la historia de Fox que una de sus películas de los X-Men no ha terminado en lo más alto de la lista de películas más taquilleras en su fin de semana de debut. Y eso incluye a X-Men: Apocalipsis y X-Men Orígenes: Lobezno.

De hecho, X-Men: Fénix Oscura es una de las pocas películas de superhéroes en no conseguirlo. En esa lista podemos encontrar a Cuatro Fantásticos, Blade: Trinity, The Punisher, Ghost Rider: Espíritu de Venganza, Catwoman, Superman IV: En Busca de la Paz, Elektra, Jonah Hex y Punisher: Zona de Guerra.