Finalmente, con datos oficiales en las manos, tenemos que la recaudación para el primer fin de semana de X-Men: Fénix Oscura en Estados Unidos se ha quedado incluso por debajo de los peores pronósticos.

La película de Simon Kinberg ha recaudado 33 millones de dólares, lo que es con mucha diferencia el peor estreno de toda la franquicia de los X-Men. Además, la película se ha quedado en el segundo puesto de la lista de las que más han recaudado, por detrás de Mascotas 2.