La cuenta atrás para el Endgame de los Vengadores originales ha comenzado. El cincuenta por ciento de las criaturas son ahora poco más que polvo, pero un destino más cruel les aguarda a los que sobrevivieron: seguir con vida.

Este es el segundo artículo (de seis) centrado en los Vengadores originales, en cómo empezaron su viaje por una apuesta arriesgada de un Nick Furia (Nick Fury) ahora de nuevo bajo los focos. En el primero de ellos nos centramos en Natasha, y ahora le toca el turno a su mejor amigo: Clint Barton, A.K.A. Ojo de Halcón (Hawkeye).

Ojo de Halcón, el ausente

Clint es el vengador original que menos presencia ha tenido dentro del UCM. Aparece por primera vez haciendo un cameo en Thor, luego gana protagonismo en la ya célebre Los Vengadores, eclosiona en Vengadores: La Era de Ultrón, pierde importancia en Capitán América: Civil War para -inexplicablemente- no hacer acto de presencia en Vengadores: Infinity War.

Punto y a parte merece su ausencia durante el ataque de Thanos. Mentiríamos si dijéramos de Clint que siempre ha sido una pieza central en este universo, por lo que entraba dentro de lo esperado que su papel en Vengadores: Infinity War fuera meramente testimonial. Como el de Nat, como el del Halcón (Falcon). Pero testimonial no significa ausente. Siempre hubo la sensación que aquí había algo más de lo que parecía a simple vista, pero lo que seguro no esperaban en Marvel es la absoluta locura que se desató en la red por no mostrar a Ojo de Halcón en los tráilers. Memes, vídeos jocosos y todo tipo de comentarios dieron pie a que el departamento de marketing de Marvel, muy astutamente, fomentara las especulaciones y el hype por saber dónde demonios se había metido Clint. Incluso los directores Joe y Anthony Russo llegaron a bromear con nosotros sobre ello en la premiere de Vengadores: Infinity War.

Ojo de Halcón, el deseado

Y así, de la noche a la mañana, Ojo de Halcón empezó a ser verdaderamente apreciado por el gran público. Un claro ejemplo de que a veces, menos es más. No es que se pueda culpar a la audiencia por ello, pues el personaje de Clint fue el que peor trato recibió en Los Vengadores. Controlado por Loki durante dos tercios de la película, el único desarrollo que tiene en dicha cinta es simplemente ser amigo de Natasha.

Pero todo cambió en la infravalorada Vengadores: La Era de Ultrón. Joss Whedon, consciente de que en su anterior película dejó a Ojo de Halcón en un segundo plano, decide aquí situarlo en medio del escenario. Es justo en esta cinta cuando realmente conocemos a Clint, cuando descubrimos qué le hace ser especial; al fin y al cabo, no hay muchos héroes que sean padre de familia. Dentro del UCM no hay ninguno, para ser precisos, pues Scott Lang no entra exactamente dentro de esa definición.

Y esa es exactamente la gracia de Clint. Que es un tipo normal, como tú o como yo, con mujer e hijos. Que le gustaría reformar la cocina de su casa de campo. Pero que, en vez de trabajar en una oficina, se dedica a detener invasiones extraterrestres.

Ojo de Halcón, exponente familiar

A falta de descubrir qué a perdido Clint exactamente en Vengadores: Endgame (aunque parece que lo ha perdido todo), lo que sí podemos afirmar es que Ojo de Halcón es otro claro exponente del tema de fondo que siempre se tratan en las películas de Marvel: la familia. En su caso es una familia literal, pero no hay que olvidar su rol, en ocasiones de líder, en Vengadores: La Era de Ultrón. Gracias a Loki tomó buena nota de lo que significa que trasteen con tu mente, y es el único del equipo que no cae en la manipulación mental de Wanda. Es justo aquí cuando Clint se erige como un baluarte y se lleva a todos a un lugar seguro. Y hablando con su esposa, ésta le dice:

Laura: Veo a estos dioses y….

Clint: No crees que me necesiten.

Laura: Lo creo. Lo cual me aterroriza.

Esto, como comúnmente se habla en la red, le colocó la death flag sobre la cabeza. Todos pensábamos que iba a morir en dicha cinta, y qué demonios, es posible que incluso hubiera sido todavía mejor. Más emotivo. Especialmente tras ser Clint quien levanta el ego de Wanda y su espíritu de lucha. Pero en el último acto de heroísmo, donde un tipo sin poderes se interpone entre las balas y un niño, alguien le robó un final glorioso. «¿Esa no la has visto venir?«.

Curiosidades

  • Jeremy Renner probablemente tampoco la vio venir, porque aborreció a su personaje en Los Vengadores y quería que su personaje falleciera.
  • Odiaba tanto la situación del control mental, que fingía constantemente ataques al corazón para que Joss Whedon lo quitara ya de la película.
  • Todo eso cambió en Vengadores: La Era de Ultrón, por supuesto. Ahora Renner está enamorado de Clint.
  • Durante la creación del Ojo de Halcón del UCM, Renner y Whedon se inspiraron en Han Solo.
  • Ojo de Halcón también era padre de familia en el universo Ultimate. Y también la perdió… aunque en esa ocasión fue a manos de su «amiga», la Viuda Negra.
  • Y ahora, toca esperar. Tras su ausencia en Vengadores: Infinity War, Jeremy Renner y su arco (¿o ahora solo empuña espadas como Ronin?) están de vuelta para Vengadores: Endgame. ¿Cuánto ha perdido Clint? Aunque quizás, una pregunta más importante sería: ¿qué está dispuesto a hacer para recuperar lo que le arrebataron?