Tras el éxito conseguido con Capitán América: El Soldado de Invierno y Capitán América: Civil War, Marvel Studios se aseguró contar con los directores Joe y Anthony Russo para dirigir Vengadores: Infinity War y Vengadores: Endgame. La primera recaudó más de 2.000 millones de dólares, y todo apunta a que la segunda seguirá el mismo camino.

Sin embargo, en una entrevista reciente, Anthony reveló una cosa de la que su hermano y él se arrepienten tras haber hecho la tercera y cuarta entregas de la franquicia de los Vengadores. Cuando le preguntaron si había algo que cambiaría, respondió lo siguiente:

No las rodaríamos a la vez (risas). Creo que el reto para todos nosotros fue encontrar el equilibrio entre las dos películas. Porque cada película es tan compleja por sí misma que a veces considerarlas a la vez era un poco apabullante. Así que buscamos oportunidades durante el proceso de separar las dos para que nuestros cerebros pudieran centrarse en la narrativa. Aunque las películas tienen una conexión, como todas las películas de Marvel, son historias distintas.