A continuación os dejo una interesantísima entrevista con Kevin Bacon, actor que interpreta a Sebastian Shaw en X-Men: Primera Clase. Bacon habla sin tapujos de prácticamente todo, desde la apariencia, importancia, poderes y trasfondo de su personaje, hasta la ambientación, argumento y escenas concretas de la película. Os aconsejo que la leáis entera.

– ¿Qué nos puedes contar sobre tu personaje, Sebastian Shaw, y cómo encaja en el argumento?

No vas a ver mucho de su pasado en la película, pero es un hombre hecho y derecho. Perdió a su padre cuando era joven, hizo su primer millón cuando tenía 30 años y sus primeros mil millones cuando tenía 40. Es un millonario muy poderoso y también, como se descubrirá, un mutante. Es el líder del Club del Fuego Infernal, que es un club nocturno para gente rica y extremadamente poderosa. Tiene el plan de conquistar el mundo, lo cual es muy divertido. Es increíblemente bueno manipulando a la gente y absorbiendo cualquier tipo de energía o habilidad que tengan para usarla en su beneficio. Por ejemplo, si está hablando con un alemán, de repente puede hablar alemán perfectamente. Es muy embaucador y capaz de conseguir todo lo que quiera.

– ¿Por qué decidiste aceptar este tipo de papel?

Era un gran fan de Kick-Ass y alguien me dijo que debería leer el guión y reunirme con Matthew Vaughn, y además era en X-Men. Me gustó el guión, aunque era una mirada diferente a la franquicia, pero también las películas de cómics en general y ciertamente es un gran personaje. Es el personaje en el que estaba interesado.

– ¿Cambia tu aspecto para la película?

Mi aspecto es muy diferente del tipo de los cómics. Decidimos al principio que no lo íbamos a trasladar a la película. Aún así, hay cierto tipo de estilo en los trajes que llevo, pero no tengo que hacerme nada exagerado en el departamento de maquillaje. La primera vez que me veas, y no quiero revelarte nada, pero cuando me veas por primera vez, parezco un poco diferente.

– ¿Eras un fan de los X-Men?

Oh sí. No mucho de los cómics, porque no he leído demasiados de pequeño, pero sí que me gustaron mucho las películas. Me gustó la noción de ser diferente y la metáfora de juzgar a la gente por sus cualidades externas y la idea del racismo, y eso es uno de los temas pesados en esta película. ¿Y existe la oportunidad de que la gente que es diferente pueda asimilar o incluso relacionarse con otros seres que son diferentes a ellos? En nuestra realidad del mundo, tenemos humanos, varias versiones de ellos y animales y plantas y naturaleza, y entonces se presenta otro elemento a todo eso que yo creo que es simplemente genial.

– ¿Cuál es tu personaje favorito de los X-Men?

Siempre pensé que era genial tener al Profesor X en su silla de ruedas. Es realmente fascinante, justo desde el principio tener un personaje líder atado a una silla de ruedas es muy interesante, y Patrick Stewart estuvo genial en el papel.

– ¿Has firmado para más de una película?

Sí, pero si acaba aquí o si hay más habrá que verlo.

– Matthew Vaughn estuvo planeando una gran escena de acción en una habitación que rotaba, pero la deshechó después de ver Origen, y dijo que necesitaba que fuera mejor. ¿Cómo la ha superado?

Estoy intentando pensar en qué escena era. Recuerdo escuchar algo sobre eso, pero no estoy seguro de si lo vi en internet o se lo escuché a Matthew. De todos modos, nosotros tenemos una escena realmente genial en una sala de espejos, y va a ser espectacular.

– ¿Cuál es la apariencia o poder mutante que más dará que hablar a la gente?

Es difícil de decir porque cuando haces una película como esta, la mayor parte de ese material se añade en post-producción. Hubo algunas cosas prácticas, no es un secreto que Magneto tiene el poder de mover y doblar el metal, y la forma en la que lo usa en la primera escena de la película va a ser algo realmente genial. Es algo que no hemos visto nunca en ninguna otra película.

– La película está ambientada en los 60: ¿Vaughn nos va a presentar unos años 60 a los James Bond?

Ciertamente, hay una parte de eso en mi personaje. Tengo unas buenas hombreras y un peinado de la época. No creo que sea visual, en términos de movimiento de cámara, no se intenta recrear eso. Pero tiene elementos de eso. El diseño del set es fantástico. Solo he visto sets en los que he estado y son realmente interesantes y de unos años 60 muy modernos y geniales, y muy bonitos. Yo tuve que actuar en un set que era como un santuario interior y después otro que es un submarino. El interior del submarino tiene elementos de mi otro set. Tengo mi propio estilo y quería trasladarlo también a mi ambiente y a mis cosas. Es genial. Me encanta cómo queda.

– Varias descripciones de la película han mencionado a JFK, Martin Kuther King y Malcom X, ¿hay algún elemento de la historia real que se use en la película?

El telón de fondo es la Crisis de los Misiles de Cuba, así que es un poco antes de la época de los derechos civiles. No creo que JFK sea un personaje de la película, pero la idea de una posibilidad de una guerra termonuclear en nuestro trasfondo está ahí.

– ¿Pero hay un elemento de la tensión racial de la época (la cual inspiró a Stan Lee en primer lugar)?

Definitivamente, sí. Y también las consecuencias del Holocausto están ahí, como recordarás de la primera película.

– ¿Cuál es la mejor parte de la película?

Es difícil de decir sin haber visto la película. Pero creo que la juventud de la película es realmente emocionante. Tienes a Jennifer Lawrence (Mística), y a Zoë Kravitz (Ángel), y a James McAvoy (Profesor Xavier), y a todos esos actores jóvenes que están a punto de explotar. Cuando les ves convertirse en los X-Men que ya conocemos, para mí es realmente genial. El material visual, no puedo decir nada sobre ello hasta ver los efectos. Pero desde un punto de vista del argumento, se puede ver la creación de este tipo de grupo de élite, que aún está en un ambiente universitario, donde hay romances y fiestas con alcohol, y gente que se hacen amigos unos de otros y después se pelean. Creo que todo ese material va a ser realmente genial. Todas estas películas proporcionan algo más que simplemente otra explosión de un avión porque hay cosas interesantes que ocurren entre los personajes.

– ¿Por qué deberían de estar preocupados los fans de X-Men con una película de X-Men sin Lobezno?

No sabía que los fans de X-Men estuvieran preocupados por eso.

– ¿Entonces los fans de X-Men se entretendrán, incluso sin Lobezno?

Por supuesto.

– ¿Cuál fue la parte más divertida de interpretar a tu personaje?

Tengo un profundo respeto por esos actores, Heath Ledger, Johnny Deep, Robert Downey Jr. y Hugh Jackman, que son capaces de trabajar dentro de este tipo de género con todas esas pantallas verdes y crear grandes y memorables actuaciones. Es muy difícil. Para mí una de las cosas más divertidas siempre es conectar y trabajar con otro actor en una escena para intentar hacer que esa escena funcione. Hubo una escena cerca del final de la película entre Michael Fassbender (Magneto) y yo y la escena estaba bien, pero no creo que ninguno de los dos se lo imaginara. Así que Matthew nos dejó pasar un fin de semana en su casa y nos dimos cuenta realmente, desde un punto de vista artístico, de lo que realmente significa ese momento entre los dos. Y eso es lo divertido. Colgarte de una grúa también es divertido, pero no tanto como conectar con otro actor.