Todas las noticias del Universo Marvel

Profunda entrevista a Andrew Stanton, director de John Carter

En 2012, y por primera vez, podremos ver en la gran pantalla una adaptación de la clásica serie de novelas de ciencia ficción de Barsoom de Edgar Rice Burroughs. Como sabéis, la película se titula John Carter y llegará de la mano de Disney dirigida por Andrew Stanton, que debuta en la imagen real tras WALL-E y Buscando a Nemo. El filme narra las aventuras del Capitán John Carter, un veterano de la Guerra Civil norteamericana que se queda misteriosamente paralizado mientras se esconde en una cueva de unos apaches, para acto seguido ser teletransportado a Marte (Barsoom), donde le espera una gran aventura.

Andrew Stanton

A continuación os dejamos una entrevista a Stanton publicada en CBM en la que habla sobre una serie de tópicos, incluyendo lo que piensa de los libros (que ya leyó cuando era muy joven y que aún le gustan), escenas que ha tenido que volver a rodar y muchas cosas más.

Sobre si ha hecho la película para algún público específico:

Esa es la peor forma de hacer una película. No escucho a los Beatles porque sepan lo que quiero, los escucho porque quiero saber qué les gusta. No está diseñado desde fuera. Me han estado haciendo esa pregunta desde hace 20 años en Pixar y siempre he respondido lo mismo: no pensamos en quién es el público. Esa es la peor forma de hacer una película.

Sobre cómo hacer que esta historia sea fresca, puesto que ya se han visto películas que tienen a las noveles de Burroughs como inspiración (Avatar, La Guerra de las Galaxias), y sobre cómo resolvió este problema:

No la hubiera hecho si me preocupase por eso, porque no merece la pena. Lo que más me preocupa es ‘¿Cómo hago para que esto haga sentir como si leyeses el libro?’. No tengo control sobre lo que la gente ve, no sé qué más han visto. Solo quiero que esto sea puro para lo que es. Todo lo que me ha preocupado durante la mayor parte de mi vida hasta 2006 ha sido que alguien la hiciera y que la hiciera bien.

Stanton dijo que cuando escuchó que Jon Favreau decidió dejar el proyecto en 2006, se puso en contacto con Disney para dirigirla.

Llamé a Disney y dije, ‘Si WALL-E no se la pega, ¿me consideraríais para cruzar la línea y hacer esta película? Porque sé cómo hacerla bien’. Dijeron que lo considerarían, y en dos meses compraron los derechos y dijeron que sí. Fue un caso de ‘Ten cuidado con lo que deseas’. Yo pensé, ‘Guau, realmente voy a hacerlo’.

Cuando consiguió el trabajo, Stanton sabía que iba a ser grande, pero como era un apasionado del proyecto, decidió leer de nuevo los libros, algo que le llevó los siguientes cuatro años.

A la edad de 12 años, era la idea de ese extraño en una tierra extraña, ese ser humano lanado a un mundo que no vio venir, y descubriéndolo a través de él mismo. Pero a mi mujer le gusta decir que soy bastante gay. Disfruto realmente con el romance, siempre he sido sentido debilidad por el amor no correspondido. Y aquí consigue a la chica, pierde a la chica, consigue a la chica y pierde a la chica. Además está la aventura.  Los libros son simplistas, están hechos para un grupo de gente de corta edad, pero yo pongo mucho valor en cosas que están en tu mente, y ahí hay tierra muy fértil. Quiero decir que no son perfectos, y estoy encantado por eso, me quitó un poco de presión que no hayan sido ganadores de un premio Pulitzer.

Estuvieron trabajando en un guión durante cuatro años, hasta que empezaron a rodar en enero de 2010. Rodaron durante seis meses, hasta julio de 2010. Según Stanton, se trajo a Mark Andrews, también de Pixar y que ahora está dirigiendo Brave, junto a Michael Chabon para trabajar en el guión.

Es lo obvio, Michael es simplemente un guionista increíblemente bueno. Mark y yo estuvimos intentando imitar lo mejor posible el diálogo de este estúpido estilo anticuado, pero Michael lo lleva en sus venas. Simplemente lo hace bello y poético. Dejó el libro a un lado y durante casi un año la trató básicamente como una historia original. ¿Qué mejor forma de hacerlo? Pero lo más increíble de esto es que, cuando acabó este proceso, volví al libro no se había alejado de él. Era un ajusto quiropráctico para hacer que las cosas funcionasen, pero tenías que tener fortaleza intestinal para hacerlo.

Stanton rodó John Carter en película en lugar de digitalmente (que es como se ruedan hoy en día la mayoría de películas), y también quería probarse a sí mismo al hacer una película de imagen real en lugar de una película de animación.

Cuando leí los libros de niño lo vi como real. Lo vi como un hombre real de pie en un desierto real con criaturas reales que eran de tres metros de alto, y quiero sentir eso cuando vea la película.

Esta es una adaptación de gran presupuesto, y Stanton sabía ya desde el principio que tendría que grabar de nuevo algunas escenas.

Dije, ‘Siempre voy a cumplir con la agenda y siempre voy a cumplir con el presupuesto, porque estoy al 100% seguro de que voy a tener que grabar escenas de nuevo, y necesito tanto dinero, apoyo y tiempo como ellos me vayan a dar para hacerlo. Así que ¿por qué debería darle a nadie la excusa de escatimar en regrabar escenas cuando ya sé que lo voy a hacer? Voy a ser una buena persona’. No sé cómo se puede hacer una película sin grabar escenas de nuevo, porque ha cierta parte del cerebro que no funciona hasta que lo ves como una película.

También insistió en llamar al proceso de post-producción “fotografía digital principal”, ya que hay alrededor de 2.200 fotogramas hechos por ordenador.

Hasta este verano, durante alrededor de un año y medio, aún sentía como que había estado en un rodaje de imagen real, pero después ha sido todo digital. Pero hay la misma mentalidad de que aún podemos cambiar líneas y editar de forma diferente. He hecho muchos más trucos de cambio de los que solía tener en un entorno hecho por ordenador, y pude hacer de mí mismo un cineasta mucho mejor de lo que probablemente fui en mi primera vez, y no me avergüenzo de ello. Todo lo que importa es lo que sale por pantalla. Pero definitivamente quiero ser mejor la próxima vez.

Stanton decidió mostrar John Carter al círculo interno de Pixar, que incluía a John Lasseter, Lee Unkrich y Pete Docter, algo que le permitió tomar algunas notas para grabar de nuevo algunas escenas.

Obtuve un gran ¡Zas, en toda la boca! Lo más importante que salió de ahí fue que yo estaba muy confiado con respecto a que la gente comprendiera todas las reglas de Marte, algo que yo creía que había presentado bien al comienzo, y parece que fue un poco de sobrecarga de información. Ellos sintieron que tenía que resetear, y yo no tenía una idea más inteligente para entrar más tarde en la historia con un montón de problemas marcianos. Eso abrió mis ojos, y tuve que grabar otra vez unas cuantas escenas, pero estoy orgulloso de lo que hice porque ellos lo reimaginaron mejor. Y hubo mucho material de parcheo. Simplemente un gran lavado de cara.

En cuanto a secuelas, Stanton dijo:

Soy el tipo que siempre dice que no a las secuelas en Pixar, pero me presentaron esos libros como una serie y siempre deseé que fuese una serie como Bond. Recuerdo decir eso cuando tenía 12 años. Pero eso no significa que confíe en que haya una secuela. Soy bastante paranoico con el hecho de que nunca puedes empezar a escribir demasiado pronto. Me quedo emocionalmente bien si solo sale esta película. No tengo la arrogancia de pensar que va a hacerlo bien con el tiempo. Pero si lo hace bien y quieren hacer otra más, la van a querer para ayer. E incluso aunque acaben en una estantería, habrán sido prácticas de escritura.

Y para terminar, Stanton añadió:

Todo el mundo quiere hacer buenas películas, y nosotros en Pixar queremos ponérnoslo difícil a nosotros mismos porque así contribuimos a eliminar el mito de que hay productos que tienen que hacerse para el mundo de fuera en lugar de ser, al final, arte, una expresión de lo que tenemos dentro. No importa lo sexy que sea o la cantidad de espectáculo, tienes que invertir en los personajes y te tienes que preocupar por ello. Eso es todo lo que siempre he querido realmente cuando veo una película o leo una historia, ¿qué más me puede preocupar?