Revelan cómo reaccionaron desde Disney a la muerte de Chadwick Boseman

0
Póster de Black Panther
Escucha este artículo

En una nueva entrevista para Deadline, Nate Moore, vicepresidente de producción y desarrollo de Marvel Studios, habló sobre los acontecimientos internos mientras Disney procesaba la muerte de Chadwick Boseman.

Cuando le preguntaron a Moore sobre cuánto tiempo tomó recalibrar todo, respondió que fue una reacción en múltiples niveles que comenzó con conmoción y negación ante la noticia. Comprensiblemente, fue difícil procesar la pérdida de Boseman, que murió a los 43 años después de llevar su enfermedad completamente en secreto.

Fue como… Perdón por mi francés, pero ‘Mierda, ¿qué pasó?’. Y al principio, recuerdo, literalmente, que estaba en la cinta de correr y recibí la llamada y dije: ‘Espera, ¿que pasó qué?’. Y luego recibimos otra llamada y tu mente lo procesa como una idea y no como una experiencia emocional.

Sin embargo, Moore comenzó a darle sentido, preguntándose si la lucha del actor contra el cáncer era el motivo por otras muchas cosas que habían estado pasando previamente. La trágica muerte del actor dejó a Moore preguntándose si deberían haber Black Panther: Wakanda Forever.

Entonces empiezas a pensar en todo el ‘Oh, tal vez por eso estaba pasando X, Y y Z’. Y luego lo procesas emocionalmente y piensas, ‘¿Qué hacemos ahora? ¿Hacemos esta película?’.

A Moore también le resultó particularmente difícil lidiar no solo con la pérdida de su estrella y de un amigo, y quería evitar seguir adelante sin más.

En plan, ¿cómo respondes a la pérdida no solo de tu estrella, sino de un amigo con el que hiciste, para mí, dos películas, y no sigues sin más dejando las emociones de lado?.

Para el directivo de Marvel, nunca pasó por su cabeza la idea de contratar a otro actor para el papel. Dijo que no podía imaginar hablar con Letita Wright, Angela Basset o cualquiera de los otros miembros del reparto y anunciar al nuevo T’Challa.

La idea de cambiar de reparto nunca pasó por mi cabeza. No podía imaginarme diciéndole a Letitia Wright, Angela Bassett o Lupita Nyong’o, ‘Oye, aquí está el nuevo T’Challa’. Porque somos personas, ya sabes, que tenemos que hacer algo en lo que creemos y emocionalmente podemos respaldarlo.

Aún así, hubo conversaciones internas sobre qué hacer con el futuro de la franquicia. Moore enfatizó el hecho de que Disney nunca exigió la secuela de Black Panther. No hubo una solicitud de hacer la película y de intentar encontrar la forma de hacerla. En cambio, Disney alegó que no era decisión suya. Correspondía a Nate Moore y al presidente de Marvel Studios, Kevin Feige, decidir el mejor camino.

He dicho esto y es verdad. Disney nunca dijo, ‘Tenéis que hacer la película, así que averiguad cómo’. Dijeron, ‘Bueno, si no tenéis que hacer la película, no la hagáis. Si los chicos no quieren hacer la película, por favor no hagáis la película por decisión nuestra’.

Moore y Feige hablaron con la viuda de Boseman, Simone Boseman, y concluyeron que Chad hubiera querido que se hiciese la película incluso a la luz de su trágica muerte. Tras esto, pasaron a cómo abordar la ausencia de T’Challa en la película.

Y entonces, narrativamente, si no queríamos a T’Challa en la película, porque no queríamos, ¿cómo abordas narrativamente esa ausencia de una manera que se sienta honesta?

Hubo una idea inicial de que T’Challa había sido asesinado en una secuencia de acción fuera de pantalla, pero se consideró una locura y Marvel decidió no luchar contra la realidad de lo que todos experimentamos como comunidad. En cambio, optaron por ser auténticos. Moore señaló que la muerte de T’Challa a causa de una enfermedad se sentía como lo más genuino que se podía hacer como narradores, usando el dolor como una forma de alimentar la película de una manera que, con suerte, respetase la realidad.

Sí, porque esa era la única forma en que se sentía auténtico y sabíamos que teníamos una reacción al fallecimiento. Y claramente el mundo lo hizo, o al menos sus fans lo hicieron. Así que sentí que lo más genuino que podíamos hacer como narradores era usar eso un poco como combustible de una manera que, con suerte, respetase la realidad de la situación.

En cada paso del camino, Marvel aclaró todo con Simone, queriendo asegurarse de que estuviera de acuerdo con los deseos de la familia de Boseman. El productor del UCM también señaló que quería permitir que los personajes se apenaran por lo que la audiencia soportó y apuntó a que fuera, en última instancia, catártico.

Aclaramos todo con Simone en cada paso del camino, porque en ningún momento queríamos hacer algo donde la familia dijera: ‘Vaya, vaya, vaya, no hagas eso’. Pero también permitimos que los personajes se afligieran y experimentasen lo que la gente experimentó con suerte de una manera que, en última instancia, es catártica.