El director de Black Panther: Wakanda Forever casi abandonó el proyecto tras la muerte de Chadwick Boseman

Black Panther: Wakanda Forever
Escucha este artículo

En una entrevista reciente para Entertainment Weekly, el director Ryan Coogler habló en profundidad sobre cómo lidió con la pérdida del actor y amigo Chadwick Boseman, protagonista de Black Panther.

Coogler reveló que la muerte de Boseman le afectó tanto que no solo consideró no dirigir la secuela Black Panther: Wakanda Forever, sino que sopesó abandonar la industria del cine por completo.

Llegué a un punto en el que pensé: ‘Me voy de este negocio’. No sabía si podría hacer otra película, y mucho menos otra película de Black Panther, porque dolía mucho. Pensaba, ‘Hombre, ¿cómo podría abrirme para sentirme así otra vez?’.

Pero repasando las conversaciones que tuvo con Boseman durante lo que fue el final de su vida, algo que por entonces Coogler no sabía, el director se dio cuenta de que debía seguir adelante.

Estuve estudiando detenidamente muchas de las conversaciones que tuvimos donde me di cuenta que era el final de su vida. Decidí que tenía más sentido seguir adelante.

El productor de Marvel Studios Nate Moore, agregó que esta película tiene mucho que ver con cómo avanzas en tu vida en momentos difíciles, algo que sirve para tener siempre presente a Boseman aunque el actor ya no esté.

La película trata en gran medida de cómo avanzas mientras lidias con una pérdida trágica. Todos los personajes, tanto los antiguos como los nuevos, están lidiando con cómo puede afectar la pérdida a sus acciones de maneras que son emocionales y sorprendentes.

Después de tomar la difícil decisión de continuar con Black Panther: Wakanda Forever, Coogler hizo un esfuerzo para asegurarse de que todos los que trabajaban en este proyecto entendieran su importancia. Lupita Nyong’o, que interpreta a Nakia, habló sobre cómo Coogler no dejaba de recordarles a todos que se trataba de una gran película.

Uno de mis estribillos favoritos de Ryan mientras rodábamos era: ‘Estamos haciendo una gran película’. Lo decía para animarnos cuando el día se estaba volviendo largo y arduo. Si conoces a Ryan, sabes que es un ser humano muy modesto, por lo que nos hacía cosquillas escucharle decir eso. Hacíamos eco de ello en todo el set para reenfocarnos y revitalizarnos.

La pasión de Ryan Coogler por este proyecto fue primordial en el proceso de producción de la película. El director afirma que es su trabajo como cineasta asegurarse de que todos crean en el proyecto.

Es mi trabajo como cineasta hacer cosas con las que tengo integridad personal. Si no creo en lo que estoy haciendo, me será difícil lograr que otras personas hagan su mejor trabajo. Para que hagan su mejor trabajo, tienen que creer en ello. Al final, las decisiones que tomamos tienen que parecerme verdaderas. Cuando los cineastas hacen cosas que no les parecen verdaderas, puedes sentirlo. Y argumentaré que esos proyectos no tienen ninguna posibilidad de funcionar.

Coogler terminó diciendo que la película está destinada a transmitir la sensación de pérdida, y que usaron el océano para destacarlo.

Existe esa idea de dolor y emoción intensa que se siente como si viniera en oleadas. A veces una ola te puede llevar donde pierdes el control de ella. Crees que tienes el control, pero el agua siempre puede recordarte que no es así.