Spider-Man 3: Tom Holland abordó la película como el final de la franquicia

0
363
Logo de Spider-Man: No Way Home

Desde que se firmó el acuerdo entre Marvel Studios y Sony Pictures para compartir a Spider-Man e integrarlo en el Universo Cinematográfico de Marvel, los fans se preguntan cuánto tiempo podrán ver a Tom Holland luchando junto a otros Vengadores antes de que el contrato llegue a su final. Aunque lo ideal es que todo durase muchos años más, sobre todo teniendo en cuenta el éxito que está cosechando Spidey, parece que el propio Holland y el director Jon Watts tratan a Spider-Man: No Way Home como si fuese el final de la franquicia.

En una entrevista reciente, Holland no dice expresamente que con esta tercera entrega ha terminado de interpretar a Spider-Man, pero admite que ha abordado la película como la parte final de una trilogía y que, si todo continúa, debería evolucionar.

Todos hemos tratado No Way Home como el final de una franquicia, por decirlo de alguna forma. Creo que si tuviésemos la suerte suficiente de profundizar de nuevo en estos personajes, veríais una versión muy diferente. Ya no sería la trilogía de Homecoming. Le daríamos algún tiempo e intentaríamos construir algo diferente y con un cambio de tono con respecto a las otras películas. Si va a ocurrir o no, no lo sé. Pero definitivamente tratamos No Way Home como llegar al final, y eso se nota en la película.

Holland también pone en duda la continuación de la franquicia para todo el reparto, refiriéndose específicamente a dos de sus compañeros de reparto, Jacob Batalon (Ned) y Zendaya (MJ).

Llevamos haciendo estas películas cinco años. Hemos tenido una relación increíble, los tres. Hemos dado juntos cada paso del camino. Hemos hecho todas las películas, todas las giras de prensa. Y hay una escena, no sabíamos si esta sería la última vez que trabajaríamos juntos. Fue conmovedora pero también realmente emocionante porque todos estamos pasando a la siguiente fase de nuestras carreras. Así que compartir ese momento con ellos fue quizás el mejor momento que he tenido nunca en un set. No creo que haya llorado así nunca.