Aunque las películas del Universo Cinematográfico de Marvel son un escaparate de superhéroes con cuerpos perfectos, los cuales se muestran a veces semi-desnudos o a menudo con ropa bien ajustada, para el director español Pedro Almodóvar hay una obvia falta de sexualidad.

Pese a su clasificación por edades PG-13, en las películas del UCM hemos visto a los personajes compartir emociones, entablar relaciones sentimentales e incluso besarse, además de otro tipo de muestras de sexualidad (siempre hasta donde la clasificación lo permite), pero para Almodóvar las películas independientes ofrecen mucha más libertad a la hora de interpretar esa sexualidad.

Aquí, quizás, hay una especie de auto-censura que no permite a los guionistas escribir otro tipo de historias. Hay muchas, muchas películas de superhéroes. Y la sexualidad no existe para los superhéroes. Son neutros. Hay un género sin identificar, la aventura es lo importante. Puedes encontrar, entre las películas independientes, más de esa sexualidad.

El ser humano tiene sexualidad. Tengo la sensación de que en Europa, en España, tengo mucha más libertad que si trabajase aquí.

Claramente, el director no parece tener en cuenta películas como Deadpool y su secuela, o las series de televisión de Marvel para Netflix.

En cualquier caso, la falta de sexualidad sería solo una de las cosas que evitarían que Almodóvar se pusiese al mando de una película para Marvel Studios. La otra cosa más destacada sería el alcance de esas películas y la gran cantidad de efectos especiales asociados. Cuando le preguntaron si tendría interés en dirigir una película para Marvel, el director dijo:

No, no. No lo creo. Demasiado grande para mí. Me gusta ver lo que estoy haciendo, dirigir películas el mismo día. En las grandes películas tienes que esperar demasiado para ver los resultados. Me gusta poder imponer mi opinión como director. He hecho 21 películas. Estoy acostumbrado a hacerlo de la forma en que me gusta, no encajo con el sistema de Hollywood.