Simon Kinberg ha ejercido como productor y, a veces, como guionista para la mayor parte de la franquicia de los X-Men de 20th Century Fox. Ahora, con X-Men: Fénix Oscura, Kinberg se pone detrás de las cámaras para dirigir, algo que parece que consiguió gracias, en parte, al apoyo del reparto.

Después de que quedase claro que Bryan Singer no iba a volver tras X-Men: Apocalipsis debido a varios factores, los veteranos de la franquicia Michael Fassbender, James McAvoy, Nicholas Hoult y Jennifer Lawrence empujaron para que Kinberg fuese el director de la nueva película. De hecho, Lawrence llegó incluso a ponerlo como condición para su regreso al papel de Mística (Mystique).

Presumimos que el reparto principal de Primera Generación, Fassbender, McAvoy, Jennifer y Nic, iba a volver para esta película. Parte de la razón por la que presumí que iba a ser así al final de X-Men: Apocalipsis, cuando quedó claro que Bryan Singer no iba a dirigir la próxima película, fue porque los actores acudieron a mí con la idea de dirigir la siguiente de las películas de los X-Men. Jennifer especialmente. Jen dijo que no volvería para otra película a menos que yo la dirigiese. Así que tuvo mucho apoyo de su parte.