Aunque fueron muchos los caídos en Vengadores: Infinity War, quizás para muchos fans la muerte más recordada es la de Spiderman en los brazos de Iron Man: «No me quiero ir, señor Stark…«.

En la reciente rueda de prensa que ha dado comienzo a la gira promocional de Vengadores: Endgame, le preguntaron a Robert Downey Jr. cómo fue rodar esa escena tan emotiva. Sorprendentemente, el actor admitió que para él fue como otro día más en el set.

Fue una locura rodarla, pero fue otro día más. Y después estábamos comiendo, porque es una película.

Downey Jr. continuó explicando que no fue hasta que vio la película con un niño y vio su reacción que se dio cuenta del impacto que tenía la escena, y espera que Vengadores: Endgame tenga las mismas respuestas emocionales en los fans.

Resulta que la vi con ese niño increíble que no podía ir al cine, así que la vi con él y su reacción me dejó realmente loco. Así que creo que lo que estamos deseando muchos de nosotros es lo que Kevin Feige siempre dice, que Vengadores: Endgame sea una experiencia sorpresa y un deleite. Es una de esas cosas en las que dices, ‘Guau, creo que acabo de tomar una decisión bastante seria’.

Pero creo que al público le gusta eso. Creo que el público es muy listo y ahora requiere no ser alimentado con otra tontería como hace veinte minutos. Necesitamos novedad y creo que es lo que los Russo y Kevin han podido hacer.