Ya sea forzado o porque iba a ocurrir de todos modos, X-Men: Fénix Oscura pondrá punto y final a la saga principal del universo cinematográfico de los X-Men creado por 20th Century Fox.

Aunque la mayoría cree que el fin de la franquicia llega con motivo de la fusión entre Fox y Disney, el director Simon Kinberg afirma que la película siempre fue concebida como un punto y final para la saga.

Desde el principio de la concepción de lo que íbamos a hacer con esta película y la escritura del guión, que fue hace más de tres años, mucho antes de que hubiese una fusión con Disney, sentí que esta era la culminación natural para este ciclo de películas de los X-Men. Porque es ver a esta familia que has llegado a querer y conocer por tantas películas, y si cuentas las originales casi han pasado 20 años ya, ves esta familia puesta a prueba de una forma completamente nueva. Ves a esta familia empezar a caer de una forma real por primera vez, para al final volver a reunirse. Y para mí y para la mayoría de los fans Fénix Oscura es la historia definitiva y más icónica del universo de los X-Men. Y no sabía cómo podríamos superar a Fénix Oscura dentro de este ciclo. Parecía que teníamos que ganar de nuevo nuestro camino hacia Fénix Oscura. Y siento que lo hemos hecho con optimismo, y más allá de eso sentimos que queríamos crear una especie de final y la posibilidad de un nuevo comienzo. Y eso es lo que hacemos en esta película.