A día de hoy, la mayor parte de información más o menos relevante de Vengadores: Endgame ha venido por parte de filtraciones de juguetes basados en la película.

Sin embargo, según los directores Joe y Anthony Russo, no deberíamos hacer caso a esas filtraciones porque son en su gran mayoría imprecisas.

Lo interesante sobre las filtraciones de juguetes es que el 99% de las veces no son precisas. Porque los juguetes son, francamente, creados a partir de conceptos antiguos o conceptos completamente diferentes a los que están en la película.

Me río mucho cuando aparecen esas filtraciones de juguetes porque pienso, bueno, eso es genial, porque es una distracción (risas). Porque no tiene nada que ver con la película.

En su lugar, los Russo acreditan a los galardonados equipos de efectos visuales con su habilidad para evitar filtraciones cuando tratan con material altamente confidencial y sensible.

Francamente, la naturaleza esencial de la narrativa está dentro de los cerebros y ordenadores de los grandes individuos que trabajar en todas las casas de efectos para la película.

Eso ocurre con el material más sensible, y el testamento de esta industria es que hay un código ético ahí y mucha de la información sensible, al menos de las cuatro películas en las que hemos trabajado, ha pasado por esas compañías, y no se ha filtrado nada nunca.