Es bastante habitual que ciertas cosas salgan mal durante el rodaje de las escenas de acción en grandes súper producciones, y parece que Black Panther no fue menos.

En una entrevista reciente, Andy Serkis recordó cómo fue trabajar en la escena de la gran pelea en el casino y la posterior persecución nocturna en coches. El actor explicó que, durante la primera toma de esa escena, Chadwick Boseman le dio accidentalmente un rodillazo demasiado fuerte, dejándole temiendo por la rotura de sus costillas.

Esa persecución termina con T’Challa, el personaje de Chad, persiguiéndome y cogiéndome. Fue un rodaje nocturno y en la primera toma me dio un rodillazo muy fuerte en el pecho, porque no podía ver demasiado bien con su máscara. Sentí que me había roto las costillas ya en la primera toma.

Afortunadamente, Boseman no le rompió las costillas a Serkis. Y a pesar del dolor, Serkis llegó a rodar unas 30 tomas de la misma escena, incluyendo las vueltas del coche antes de que T’Challa finalmente capture a Klaue. Serkis explicó que, durante el rodaje del volcado del coche, no dejó de pensar que iba a morir.