La fusión entre parte de 21st Century Fox y The Walt Disney Company se ha encontrado con un importante imprevisto debido a las estrictas regulaciones en México. Según los analistas, el acuerdo debe pasar esas regulaciones para asegurar que afecta a las compañías de televisión de pago y sus 30 millones de suscriptores.

Fuentes cercanas a ambas partes, que continúan operando por separado a día de hoy, han asegurado que habrá un incremento del 20% en los precios para finales de año. Se espera que este incremento afecte a los suscriptores de la televisión de pago, con la expectación de que ambas compañías transfieran la mayor parte de los costes a sus clientes.

La fusión, que de momento ha avanzado sin problemas en la mayor parte de los mercados importantes, supondrá un monopolio de las cadenas de televisión de deportes, poseyendo el 27,9% del mercado. Eso es más que Warner Bros., que posee el 15,2%, Sony y Columbia con el 12,10%, y Universal Pictures con el 11,45%. Debido a esto, la fusión están pendiente de aprobarse en muchos países de Sudamérica, incluyendo Brasil y México.

Para solucionar esto, Disney deberá hacer algo que ya le han indicado desde otros mercados como el estadounidense, que es deshacerse de varios de los activos de deportes. Según fuentes, la compañía ya está sondeando el mercado en busca de un comprador, e incluso podría dividir los canales en pequeños paquetes para facilitar la venta.

Visto cómo estaba avanzando todo, se pensó que la fusión podría completarse en enero de 2019, pero las estrictas regulaciones existentes en México y Brasil apuntan a una más que probable fecha en verano de 2019.