X-Men: Fénix Oscura nació ya como un concepto polémico al contar de nuevo la historia que ya se contó en una entrada previa de la franquicia. Sin embargo, este no fue el único elemento de la producción que ha dado qué hablar, ya que el proyecto ha sufrido múltiples retrasos que han derivado en muchas especulaciones.

Finalmente, X-Men: Fénix Oscura llegará el 7 de junio de 2019, pero su director, Simon Kinberg, quiso aclarar recientemente el motivo de tanto retraso.

Las películas se retrasan todo el tiempo. recuerdo que J.J. Abrams retrasó Star Trek un año, después retrasó Star Wars un año, y esas películas resultaron ser geniales, y nuestra película ha resultado ser genial también. Queríamos esperar realmente hasta que los efectos visuales… El mayor reto de esta película en términos de tiempo son los efectos visuales. Hay muchos efectos visuales en esta película. Son realmente complejos, más complejos que cualquiera que hayamos tenido en estas películas, particularmente porque viaja al espacio exterior y eso es difícil de renderizar. Y la película se hará solo en un par de meses y miras el calendario y empiezas a ver competitividad por el lugar en el que se estrenaría, el mejor momento, y el estudio sintió que garantizaba un gran estreno de súper producción porque se convirtió, a pesar de su intimidad, en una película de escala muy grande. Así que empezamos a mirar al verano y vimos que verano era la fecha perfecta para ella.

Además, Kinberg también habló de su intención a la hora de crear una película diferente a las anteriores de la franquicia, diciendo incluso que la ve como un nuevo comienzo de cara al futuro.

La veo como un nuevo capítulo. La veo como llevar la franquicia por una dirección diferente en cuanto a tono. Y eso no significa que la próxima vaya a tener el mismo tono, solo significa que la próxima puede tener un tono diferente. Creo que durante muchos años, con los X-Men, Bryan Singer transformó realmente el género de superhéroes en 2000 o 2001 cuando salió la primera. Eso fue hace casi 20 años. Ha pasado mucho tiempo. Y en ese momento las películas de superhéroes no eran tan salvajemente populares. Hubo unos cuantos fracasos a mediados de los 90 y no había muchas películas de superhéroes, si es que hubo alguna, durante esa época, y X-Men fue revolucionaria por eso en aquel entonces.

Pero eso fue hace 20 años y pienso, realmente siento que es hora de cambiar realmente el aspecto, el sentimiento, el tono, la onda de estas películas. Y eso no significa que esto vaya a ser así de aquí en adelante, solo significa sea yo o cualquiera que dirija la siguiente, que puedes hacerla diferente, y tienes que hacerla diferente.

Sí, creo que de las películas de los X-Men de la línea principal, esta es la más única a nivel de tono. Como has dicho, es oscura, es dramática, es intensa. Es más íntima que cualquiera que hayamos hecho antes, y digo eso como alguien que ha trabajado, no sé, ¿en seis o siete de ellas? Es un drama en su núcleo y es realmente sobre una joven que está perdiendo el control, y se vuelve peligrosa para ella misma y para los demás, y lo que eso hace a la familia que le quiere y los amigos que le quieren, y cómo eso les separa. Cuando añades a eso el elemento fantástico de que perder el control significa que podría destruir todo el planeta, se vuelve una película de los X-Men pero sin todo eso. Y esta es la forma en la que hablamos como colaboradores, yo y los actores y actrices. En realidad no hablamos sobre el material fantástico. Hablamos sobre el drama, y tengo a los mejores actores del mundo interpretándolo.