Para muchos fans, el Erik Killmonger de Michael B. Jordan en Black Panther ha sido uno de los mejores villanos del Universo Cinematográfico de Marvel hasta el momento.

Sin embargo, parece que interpretar a un personaje intenso tuvo efectos posteriores en Jordan, ya que en una entrevista reciente ha admitido que le llevó casi un mes y terapia dejar atrás al personaje.

Fue una de las cosas que no sabía que estaba pasando. Nunca estuve en un pesonaje durante un largo periodo de tiempo y fue, supongo, muy oscuro, muy solitario, muy doloroso. Así que al salir de eso pensé, ‘Oh sí, el negocio como siempre. Puedo volver a casa, me cortaré el pelo, y todo volverá a ser normal’.

Aunque muchos espectadores empatizaron con sus motivaciones, Jordan admitió que encarnar a Killmonger no fue una experiencia placentera.

Me encontré en la rutina de estar aislado y me aseguré de que estaba solo y no decía mucho más de lo habitual. Una vez que terminé la película, me llevó algo de tiempo explicar cómo me sentía y por qué me sentía tan triste y deprimido.

Jordan detalló que recibir ayuda profesional ayudó a ordenar sus emociones, y finalmente comenzó a sentirse como él mismo de nuevo.

No solo estar en la habitación, sino estar presente y comprometerme. Y simplemente hablar de las cosas de las que realmente nunca hablaba.