El Departamento de Justicia de los Estados Unidos ha aprobado la oferta de The Walt Disney Company para comprar varios activos de 21st Century Fox.

La aprobación de la venta conlleva una advertencia: Disney debe desprenderse de las 22 cadenas regionales de Fox de su catálogo para cumplir con las leyes federales antimonopolio. Disney ya es la compañía padre de ESPN, lo que significa que hacerse con la programación deportiva local de Fox podría constituir un monopolio en la emisión de deportes en mercados donde Fox Sports y ESPN son competidores directos.

En palabras del ayudante del Fiscal del Distrito de la División Antimonopolio, Makan Delrahim:

Los consumidores estadounidenses se han beneficiado de la competencia entre las programaciones deportivas de cable de Disney Fox que al final ha evitado que los precios de la suscripción a la televisión por cable aumente incluso más. La sentencia de hoy asegurará que la competencia de programación deportiva continúa en los mercados locales donde Disney y Fox compiten por la distribución de cable y satélite.

Aunque la aprobación del Departamento de Justicia ahora significa que el acuerdo entre Disney Fox podría seguir adelante, 21set Century Fox debe decidir aún si acepta finalmente la oferta de Disney o si vente los activos a Comcast.