Una buena prueba de que lo que predicen las analistas no siempre se cumple, es lo que ha ocurrido este fin semana con el debut de Han Solo: Una Historia de Star Wars. Según reportan, la película ha empezado su etapa internacional con unos decepcionantes 84 millones de dólares recaudados. En esto han tenido que ver mucho los 10,3 del Reino Unido, donde además se estrenó el jueves pasado, y los solo 10 millones recaudados en China.

El único mercado donde aún no se ha estrenado el spin-off es Japón, por lo que esos 84 millones se quedan en una cifra muy baja, sobre todo si la comparamos con los 134 millones conseguidos por Rogue One: Una Historia de Star Wars en 2016.

En Norteamérica, las estimaciones del fin de semana de estreno se han desplomado hasta los 101 millones para los cuatro días del Memorial Day. Muchos incluso creen que la película no llegará a los 100 millones, y ya empiezan a analizar la posible razón de esta decepción.