Michael Mando, al que vimos como Mac Gargan en Spider-Man: Homecoming, ha dicho que siempre hay posibilidades de que su personaje vuelva al Universo Cinematográfico de Marvel y se convierta en el Escorpión (Scorpion).

Con una extensa carrera criminal a sus espaldas, Gargan fue una vez compañero de Aaron Davis, alias Conmocionador (Prowler), y estuvo buscado por la CIA y la NSA tras sus colaboraciones con Adrian Toomes, alias Buitre (Vulture). En la primera película de Spiderman le vimos caer y ser detenido por el FBI, quedando así una venganza pendiente contra el trepamuros.

Ahora, en una entrevista reciente, Mando no confirmó si le veremos en Spider-Man 3, o incluso en Morbius como se rumorea, pero sí dejó la puerta abierta a un posible regreso.

Hay posibilidades. Siempre hay posibilidades.