Después de que Disney comprase Lucasfilm en 2012, el estudio revivió la Saga Skywalker con una nueva trilogía de Star Wars. Sin embargo, la cosa no se quedó ahí, porque además añadieron dos spin-off de los cuales uno no fue el éxito que se esperaba. Debido a esto, la compañía decidió echar un poco el freno y replantearse la estrategia.

En una entrevista reciente, el CEO de Disney Bob Iger habló sobre el tema, reconociendo de nuevo que cometieron el error de querer hacer demasiado en poco tiempo.

He dicho públicamente que creo que hicimos y estrenamos demasiadas películas de Star Wars en un periodo de tiempo muy corto. No he dicho que fuesen decepcionantes de ningún modo. No he dicho que yo estuviese decepcionado por el resultado. Solo creo que hay algo especial en una película de Star Wars, y menos es más.