Edward Norton protagonizó como Bruce Banner en El Increíble Hulk, la segunda película del Universo Cinematográfico de Marvel tras Iron Man. Sin embargo, cuando llegó Los Vengadores, fue Mark Ruffalo el que estuvo en la piel del personaje. En su momento se dijo que era muy difícil trabajar con Norton y que Marvel tuvo problemas con el actor, pero Norton dice ahora que todo se debió a un conjunto de circunstancias bien diferente, diciendo que se debió simplemente a diferencias creativas.

Ahora Norton ha revelado que Marvel y él tenían planes para hacer dos películas de Hulk. La idea para la segunda película era que fuese mucho más oscura, una versión más seria de Bruce Banner que era nueva a cómo controlar sus poderes. Aparentemente, Marvel Studios estaba encantada con la idea. Sin embargo, las cosas cambiaron, y según Norton el estudio cambió sus planes por completo.

Planeé una cosa de dos películas: El origen y después la idea de Hulk como un soñador consciente, el tipo que puede controlar el viaje. Y ellos dijeron, ‘Eso es lo que queremos’. Y resultó que eso no era lo que quería.

Norton habló entonces sobre la forma en la que Kevin Feige abordó su marcha, diciendo que pareció algo fácil. En el comunicado de 2010 que anunció que Norton no seguiría en la franquicia, Feige dijo que no fue por temas monetarios, sino porque buscaban a otro tipo de actor.

Sí, fue fácil. Fue una actitud defensiva de la marca o algo así. Al final no fue nada largo, oscuro o serio. Pero no importa.

Tuvimos conversaciones positivas sobre seguir con las películas, y miramos la cantidad de tiempo que nos llevarían, y yo no iba a hacer eso. Honestamente no habría querido más dinero del que ellos hubieran querido pagarme. Pero en cualquier caso esa no es la razón por la que habría querido hacer otra película de Hulk.

Norton también insistió en que no hubo ningún tipo de pelea entre Feige y él durante el proceso creativo.

Estoy diciendo que Kevin tuvo una idea de una cosa que podrías hacer, y era destacable. Ahora bien, no era algo en lo que quisiera pasar mi tiempo a nivel tonal o temático.