Quizás sea una pregunta que muchos lleváis años haciéndoos, o quizás no, pero ¿por qué algunos X-Men o mutantes de Marvel Comics en general son azules? Pues bien, un nuevo artículo ha intentado dar una respuesta científica al por qué de ese color en personajes como Bestia (Beast), Mística (Mystique) o Rondador Nocturno (Nightcrawler).

Según ha revelado el Dr. Eric Spana, profesor de biología en la Universidad de Duke, basándose en ejemplos del reino animal, el color azul podría ser resultado de varios maquillajes genéticos.

Para los X-Men, dos de los ejemplos que podrían explicar cómo se vuelven azules, los humanos no producen quitina, así que eso descartado. La proteína conocida como queratina no es solo uno de los principales componentes proteicos de las plumas, sino también del cabello humano, las uñas, etc. Así que el pelaje azul de Bestia podría derivar de dos mutaciones diferentes: una que causa el pelaje/pelo largo y otra que organiza la queratina en el pelo para reflejar la luz azul como un arrendajo azul. Rondador Nocturno, sin embargo, no tiene ese exceso de pelo, sino que tiene la piel azul. Su mutación podría ser una como las fibras de colágenos ordenadas vistas en los hocicos y espaldas de los mandriles, que le daría color azul a toda su piel.

Spana también citó algunos casos científicos de la vida real con respecto a la piel azul, que teóricamente arroja una posibilidad de que un mutante humano sano tenga esa pigmentación de forma natural.

Podemos dividir el color en dos grandes categorías: Color estructural y color pigmentado. El color pigmentado es el que hace que tus pantalones vaqueros, tu bolígrafo o tus gafas de sol sean azules. El color estructural es un efecto físico de absorción y reflexión de luz donde solo se refleja y tus ojos solo ven la luz azul. Hay muy pocos organismos en la Tierra que puedan hacer pigmento azul, unas pocas especies de mariposa, por ejemplo, y no hay vertebrados.

Como era de esperar, hay algunos casos reales de humanos con la piel azul, siendo el más destacado el de la familia Fugate a finales de 1800 y principios de 1990. Varios miembros d esa familia sufrieron de metahemoglobinemia, un rasgo genético recesivo que evita que la sangre transporte o proporcione la cantidad necesaria de oxígeno.

En casos severos de esta afección, la unión alterada de oxígeno a esta forma de hemoglobina causa una baja disponibilidad de oxígeno y cianosis, que es un rasgo azulado de la piel. Esto parece improbable para los X-Men ya que la falta de oxígeno causa sustanciales problemas de salud, no rascos superheroicos.