Antes de llegar las películas, los fans de los X-Men crecieron leyendo sus cómics, jugando a sus videojuegos, coleccionando las figuras de acción y viendo la aclamada X-Men: La Serie Animada.

Según el productor Avi Arad, el impacto de todo eso junto, especialmente de la serie animada y la línea de juguetes de mediados de los 90, llevaron a la producción de las películas de los X-Men, que para él fueron las que dieron comienzo a la era dorada del cine de superhéroes que vivimos hoy en día.

Mira, los X-Men siempre serán mi primer amor y, como ya sabes, hice la serie animada desde el 93 hasta el 97 porque me sentía identificado con ser un mutante. Así era realmente. Fue maravilloso cuando la serie lo hizo bien y lo mejor de ello fue que los niños de todo el mundo estaban esperando esa especie de profecía y la compañía de juguetes se volvió loca porque todo el mundo estaba coleccionando figuras de acción, y para mí era una señal de qué hacer. Películas.

Estaba realmente claro, ya sabes, que si tienes la idea adecuada y la ejecutas bien, no se puede dejar escapar. Lo aprendí de los juguetes y solo tenía que convencer al mundo de que esto es entretenido, divertido, cortés.