Hace 17 años que se estrenó Spider-Man en los cines, película en la que Willem Dafoe interpretó muy decentemente al villano Norman Osborn / Duende Verde (Green Goblin).

Ahora, en una entrevista reciente, Dafoe echó la vista atrás para recordar su participación en la película de Sam Raimi.

Sam Raimi hizo algo milagroso. Hizo una especie de película personal a partir de una película de gran tamaño y parcialmente de efecto. Fue al principio del juego de las películas hechas a partir de cómics, ese tipo de cosas, así que no había plantilla.

Me encantó estar en Spider-Man particularmente por interpretar el papel doble. Todo el mundo piensa en el Duende Verde y fue divertido, pero el papel más interesante fue probablemente el del padre, Norman Osborn. Porque podías interpretar esas escenas donde cambiabas de la comedia al drama en una sola frase.

Dafoe también habló sobre en qué se inspiró para el papel, explicando que Raimi le dijo que se leyese Dr. Jekyll y Mr. Hyde antes de rodar la escena donde discute consigo mismo delante del espejo.

Fue divertido, y básicamente lo hicimos en una toma. Creo, en la versión final, por la razón que fuese, lo cortaron. Pero siempre lo rodamos en una toma, y se volvió un juego precioso, porque tenía que cambiar esas cosas, y además para que la cámara estuviese en el espejo de la forma correcta, y tuve que bailar mucho con la cámara en esa escena.