Disney anunció ayer durante la reunión con inversores del primer trimestre de 2019 que no planean cortar relaciones con Electronic Arts en lo que a videojuegos de Star Wars se refiere.

El CEO Bob Iger añadió que la compañía no pretende publicar juegos de la franquicia por su cuenta, y que en su lugar se centrará en licenciar la marca Star Wars a desarrolladoras de videojuegos.


La noticia llega en medio de la crispación entre los jugadores, que ha ido en aumento en los últimos meses con respecto a EA y sus juegos de Star Wars. El lanzamiento más reciente de la compañía, Star Wars Battlefront II, se vio rodeado de polémica por sus cajas de botín y el dinero en el juego, hasta el punto de que esta parte tuvo que ser eliminada y desarrollada de nuevo. EA también ha cancelado múltiples juegos de Star Wars, siendo el más reciente en enero, el cual se supone que iba a ser de mundo abierto.

Aparentemente, el próximo juego de EA de la franquicia es Star Wars Jedi: Fallen Order, que llegará de la mano de Respawn (Titanfall) a finales de este año para PlayStation 4, Xbox One y PC.