El próximo mes de enero llegará a Netflix la segunda temporada de The Punisher, y poco a poco se van revelando algunos detalles de lo que nos espera.

En los nuevos capítulos veremos de nuevo a Billy Russo, el personaje de Ben Barnes que terminó tan maltrecho en la primera temporada que todos dábamos por hecho que regresaría con la identidad de Jigsaw. Sin embargo, parece que no será así.

Al menos eso es lo que ha revelado el propio Barnes durante la visita de los medios al set de rodaje. Eso sí, aunque los hechos no hayan afectado a su nombre, sí lo habrán hecho a su personalidad.

No nos referimos al personaje, en la serie, como Jigsaw. El tiene un rompecabezas (jigsaw) en su cerebro. No es necesariamente sobre su cara, es sobre lo psicológico, que es la forma en la que intentan abordar todo. Particularmente esta temporada, incluso más que la temporada pasada.

Además de hablar del alias, Barnes también proporcionó algunos detalles interesantes sobre el diseño de las cicatrices de su personaje, un diseño que no pareció demasiado bien a algunos fans cuando se filtraron las primeras imágenes del rodaje.

Trataron de descubrir con mucho cuidado todas las heridas específicas a partir de lo que le pasó exactamente que se supone que tenían que dejar cicatriz. Le disparan en la mejilla, un rebote en una mejilla, así que hay una herida de bala en la mejilla. Oímos al médico decir que ha pasado por muchas cirugías, obviamente por la puñalada en su estómago pero también en su cara. Pasó por una cirugía plástica para intentar arreglarlo. Con todas esas historias, han ido a por una versión más realista de lo que habría sido la imaginería.