Desde que Disney adquirió Lucasfilm, la franquicia Star Wars ha experimentado un aumento de producción que actualmente nos está llevando a recibir una película al año (o en algún caso incluso menos).

Sin embargo, la inesperada mala actuación de Han Solo: Una Historia de Star Wars en taquilla  ha traído consecuencias, y como ya comentamos previamente, Disney se ha propuesto revisar sus planes para la franquicia. Ahora, hablando para THR, el CEO de la compañía Bob Iger ha reconocido que fue un error querer ir demasiado rápido con todo lo relacionado con Star Wars.

Yo tomé la decisión de medir el tiempo, y echando la vista atrás, pienso que el error que cometí, asumo la culpa, fue ir un poco demasiado rápido. Podéis esperar una bajada de ritmo, pero eso no significa que que no vayamos a hacer películas. J.J. Abrams está ocupado haciendo el Episodio IX. Tenemos entidades creativas, incluyendo a los directores de Juego de Tronos David Benioff y D.B. Weiss, que están desarrollando sagas por su cuenta, sobre las que aún no hemos especificado. Y estamos en el punto donde vamos a empezar a tomar decisiones  sobre qué vendrá después de lo de J.J. Pero creo que vamos a ser un poco más cuidadosos con el volumen y la agenda.