En los cómics, la Bruja Escarlata (Scarlet Witch) es la hija de Magneto y una de las mutantes más famosas del mundo. Aunque el hecho de que el Capitán América la reclutase para formar parte de los Héroes Más Poderosos de la Tierra permitió a Marvel Studios introducir al personaje en Vengadores: La Era de Ultrón, nunca se han referido a Wanda como “mutante” en el UCM porque Fox posee ese término y a los X-Men. Sin embargo, la próxima fusión entre Fox y Disney parece que podría abrir la puerta a que su verdadero origen sea reconocido.

En un Diccionario Visual del Universo Cinematográfico de Marvel, una descripción para la Bruja Escarlata insinúa que Von Strucker podría haber usado la Piedra de Mente para desbloquear algo que ya estaba ahí.

Podría ser llamada la Bruja Escarlata, pero los poderes de Wanda no derivan del ocultismo. Ya sea porque la alteró o porque simplemente desbloqueó algo latente dentro de Wanda, la Piedra del Infinito del cetro de Loki otorgó poderes increíbles de la mente. La interface neuro-eléctrica interna de Wanda le permite lanzar conjuros de energía telequinética roja. También puede usar esa energía para crear barreras, levitar o mover objetos; para comunicar y leer pensamientos por telepatía; e incluso para manipular la mente de otros.