Black Panther resultó ser todo un evento cultural, además de una apisonadora en taquilla que incluso superó la recaudación de Los Vengadores en Estados Unidos.

Uno de los motivos fue por ejemplo que Chadwick Boseman insistiese tanto en tener un acento africano para dar vida a T’Challa en la película. Aún así, fue una sorpresa para él que lograse convencer a Marvel Studios. Hablando para The Hollywood Reporter, Boseman arrojó más luz sobre el tema.

Sentían que quizás era demasiado para el público. Yo sentía exactamente lo contrario, como que si hablaba con acento británico, ¿qué iba a pasar cuando fuese a casa? Me sentía como un tramposo. Decía, ‘No, este es un factor tan importante que si lo perdemos ahora, ¿qué más vamos a dejar fuera para hacer que la gente se sienta cómoda?’.