El director Jon Favreau revela en los extras de Vengadores: Infinity War que fue Elf, la comedia de 2003 protagonizada por Will Ferrell, lo que le ayudó a conseguir el trabajo de director en Iron Man.

Elf hizo dinero y eso me puso en una lista de directores que eran contratables. Me contactaron sobre ello y en realidad no había ni guión ni nada. Tenían solo algunas ideas para la historia. Yo no sabía lo que iba a hacer con ello, pero pensé que era un concepto interesante. Y por aquella época se estaba haciendo Transformers, así que confiaba realmente en que las superficies rígidas quedaría bien en CG.

Aparentemente, Iron Man cobró forma sobre la marcha. En el pasado, Jeff Bridges ya comentó que la película no tenía guión y que trabajaron a partir de una idea general con mucha improvisación delante y detrás de las cámaras. Esto, junto con la presencia de Robert Downey Jr., llevó a la inyección de una gran cantidad de humor en algo que inicialmente era serio.

Ni siquiera creo que supieran que iba a ser divertida. Recuerdo cuando la proyectamos por primera vez, Kevin Feige dijo, ‘Guau, es muy divertida’.