Puño de Hierro debutó en Netflix con su propia serie hace unos meses, y la mayoría de los críticos y de los fans coinciden en que la primera temporada de Iron Fist es lo peor de todo lo que hemos visto hasta ahora de personajes de Marvel en el servicio de vídeo bajo demanda.

Una de las principales críticas llegó por el final de temporada demasiado abierto, algo que quizás fuese una decisión creativa de cara a servir de entrada para Los Defensores. En cualquier caso, Finn Jones habla para Den Of Geek sobre por qué se decidió hacerlo así:

Al final de Iron Fist, Danny ni siquiera sabe qué es un superhéroe. Así que de repente interactuar con esos otros tres… Le hacen sentir realmente mucho más maduro en cuanto a sus responsabilidades. Desde el comienzo donde vemos a Danny en Iron Fist hasta donde termina en Los Defensores, ha completado el arco argumental de origen. Ha dejado a un lado su yo inmaduro. La ide es que, en Los Defensores, en cierto modo se convierte en Puño de Hierro.

Tras esto, la conversación cambió hacia si alguna vez veremos a Danny Rand vestir el icónico traje de Puño de Hierro de los cómics:

El tema con todas estas series no es que seamos tímidos a la hora de usar los trajes. Es que queremos que se sienta auténtico cuando ocurra. Danny está en ese viaje hacia comprender cuál es su responsabilidad. Y durante toda la temporada 1 de Iron Fist, no estuvo en ese estado mental de ponerse un traje. Habría sido ridículo porque aún no se ha convertido completamente en Puño de Hierro y ciertamente no tenía el derecho o la responsabilidad de ponerse el traje de un superhéroe. Necesita trabajar esa mierda. Y ciertamente, al final de Los Defensores, encajará mejor.