La franquicia The Amazing Spider-Man debutó en 2012 como éxito de taquilla y con reseñas positivas, con un Andrew Garfield que no podía estar más emocionado por dar vida al icónico héroe. Sin embargo, la realidad del cine, en particular de las películas de superhéroes, amortiguó ligeramente ese entusiasmo.

En una entrevista reciente para Variety, Garfield habló sobre el proceso de producción de las películas de superhéroes, donde a veces la historia es más importante que los propios personajes.

Hay algo que ocurrió con esa experiencia para mí donde la historia y el personaje al final no estaban de hecho en lo más alto de la lista de prioridades. Y descubrí que es realmente difícil. Firmé para servir a la historia y para servir a este personaje increíble del que me he estado vistiendo desde que tenía 3 años. Y después se vio comprometido, y eso me rompe el corazón. Me rompió el corazón un poco.