Mañana se estrena la tercera serie de televisión de Marvel y NetflixLuke Cage, y como es obvio el héroe va a tener a duros villanos en frente, aunque no en el sentido habitual de súper poderes. En una entrevista reciente para IGNMahershala Ali y Alfre Woodard hablaron sobre sus manipuladores villanos, además de compartir su opinión sobre unirse al Universo Cinematográfico de Marvel y la estrategia de Netflix.

Woodard interpreta a Mariah Dillard, una política que busca llevar el cambio a Harlem y que es puesta en una difícil posición por su primo, el jefe criminal Cornell «Cottonmouth» Stokes. Para Woodard, la conexión familiar entre su personaje y el de Ali fue importante, añadiendo una nueva capa a la dinámica entre un político y un hombre de negocios de dudosa reputación.

Todo el mundo está intentando poner orden a la vida que les rodea, y tienes colaboraciones y demás, y especialmente si tienes familia, todo el mundo va a estar en ello. Algunos son diferentes tipos de personas. Pero en el momento en el que descubres todas tus diferencias y tus formas diferentes de hacer las cosas, ya has sido repudiado con ellos, has jugado con ellos, ya tienes relaciones. Así que creo que pinta un cuadro muy realista de una política de éxito que tiene en su familia a un exitoso hombre de negocios que entra y sale de zonas grises. Pero no los divorcias.

Woodard también dice que la serie ha encontrado una forma poco ortodoxa de trabajar sobre el nombre de Black Mariah en el que se basa su personaje.

El showrunner Cheo Coker quería dar reconocimiento y rendir homenaje a Black Mariah, pero empecé a decir, ‘Bueno, depende de quién me llame Black Mariah’. Así que hablamos sobre estas cosas que se establecerían, y así fue, es algo de patio de colegio entre primos.

Ali también alabó el modelo de Netflix que ha implementado recientemente Marvel, diciendo que permite una mayor exploración de los villanos dentro del marco de la historia, en lugar de lo que ocurre en una película de dos horas.

Diría que el público ha crecido más y más, y creo que los héroes en sí mismos han permanecido más dentro de cierta infraestructura. Son los villanos los que se han vuelto más interesantes. Los han tenido que redondear. Y has tenido que comprender lo que atrae a la gente, lo que les conduce.

Ali elaboró que la serie permite una versión más moderna y realista del género de los superhéroes, lo cual podría ser más atractivo para un público casual que podría no estar interesado en historias de superhéroes de naturaleza más grandiosa.

Y después, junto con eso, los propios mundos se han vuelto un poco más complicados, y de alguna forma son un mejor reflejo de cómo vivimos todos en la vida real. Así que para mí, en este punto, es sobre intentar hacer que estos proyectos sean más crudos y tengan elementos en ellos que reflejen la vida urbana de alguna forma, modo o estilo que parezca verídico. Porque la gente puede manejarlo, y creo que es algo positivo, porque te das a ti mismo una oportunidad de captar a gente que no tiene por qué estar necesariamente interesada en este tipo de historias. Quien dice, ‘Oh, esto es bueno. Nunca me había sentido realmente atraído por este tipo de historias, pero más allá de que este tipo pueda volar, o saltar por ahí, o mover cosas, o ser a prueba de balas, es genial’.