El bailarín que sufrió heridas serias durante una de las sesiones del musical de Broadway Spider-Man: Turn Off the Dark insiste en que el accidente fue causado por el mal funcionamiento del equipo, y no como afirman los productores del espectáculo, que dijeron que se debió a un error humano.

Daniel Curry presentó el pasado lunes los documentos necesarios en la Corte Suprema de Manhattan para evitar que la producción altere o destruya el elevador computerizado del escenario antes de que sus expertos puedan inspeccionar el equipo en preparación para una potencial demanda civil. Curry también pide registros de mantenimiento y cualquier informe interno sobre el accidente.

El artista de 23 años resultó herido el pasado 15 de agosto cuando su pierna se quedó atrapada en una puerta automática. Según los papeles presentados, sufrió fracturas en las piernas y los pies, y tuvo que pasar por varias cirugías y amputaciones sin especificar.