Marvel ha demandado a una tienda de Jerusalén por una cantidad de 25.000 dólares, afirmando que la conocida tienda Kipa Man está infringiendo sus marcas vendiendo yarmulkes sin licenciar con material de Spiderman.

Un cliente razonable podría sentirse engañado al pensar que el producto en cuestión ha sido fabricado y/o vendido por el acusado con el conocimiento o y/o aprobación del demandante.

El dueño de Kippa Man, Avi Binyamin, apunta para el Jerusalem Post que los yarmulkes son fabricados en China, y que ellos solo los venden. Para él, Marvel le ataca porque es una tienda muy conocida.

Hay 20 tiendas en esta calle, y todas venden lo mismo.

El Times de Israel ha denominado a esta demanda como el primer movimiento de Marvel contra lo que percibe como una campaña de incumplimiento de derechos en Israel, donde se venden comunmente gran cantidad de productos basadas en sus populares superhéroes.