Una imagen aparentemente sin importancia si no fuera porque la cámara que aparece encima del director, Kenneth Branagh, es una cámara especial para rodar en 3D.