Y no podía faltar en el Wolverine Art Appreciation Cover una referencia al arte japonés. Todos sabemos del pasado japonés y la importancia de ese pasado en la vida de Lobezno, por lo que era de esperar este tipo de homenaje.

Para esta portada, obra de la canadiense Alina Urusov, se ha adoptado un estilo llamado ukiyo-e, una técnica de grabado sobre madera utilizada en Japón entre los siglos XVII y XX. Probablemente esto os suene a chino (o más bien a japonés), pero seguro que al ver la imagen os resulta familiar.

Por cierto, esta portada será la portada alternativa del número 34 de Ghost Rider.