Todas las noticias del Universo Marvel

Marvel Comics te invita a crear tus propios cómics, pero con polémicas restricciones

Marvel Comics ha desvelado su plataforma Marvel: Create Your Own, que parece permitir a los fans construir sus propias historias protagonizadas por los personajes de la compañía. Sin embargo, una larga lista de restricciones ha levantada críticas antes de que el producto se haya lanzado siquiera.

Marvel: Create Your Own es una app descrita en Marvel.com como un punto de inflexión para los iniciados en la creación de cómics. En la web de la aplicación se puede ver cómo funciona: se selecciona un modelo de personaje, se cambian las poses y los fondos, se añaden diálogos y efectos de sonido, y después se cambia el estilo de la viñeta. En realidad es muy similar a otras herramientas online de creación de cómics donde el usuario no busca dibujar, aunque con el claro beneficio de poder usar a los personajes de Marvel.

Sin embargo, el uso de propiedades intelectuales de una gran compañía como Marvel viene con una buena lista de términos y condiciones, y algunos observadores de la letra pequeña han destacado un montón de material prohibido: nada de desnudos, imágenes sexualmente explícitas, lenguaje discriminatorio, violencia gráfica (a menos que sea aprobada explícitamente) o contenido difamador.

Pero junto a esto vienen otras restricciones que aparentemente ponen serias barreras al potencial del producto. No se permiten armas, lo que pone límites a personajes como Punisher, por poner un ejemplo. La muerte, incluyendo el personaje Muerte, aparece en la lista de temas restringidos sin dar ninguna explicación.

También hay un párrafo desconcertante sobre sensacionalismo (abejas asesinas, rumores, alienígenas, escándalos, etc.), algo curioso si tenemos en cuenta la larga historia de Marvel con personajes alienígenas, y la yuxtaposición de eso con las abejas asesinas (economía) y los rumores. Tampoco se puede hacer referencia a la prescripción de drogas o medicamentos, vitaminas o suplementos dietéticos.

Algunas de las restricciones son tan generales que podrían impedir cierta creatividad, como el contenido que pueda asustar o enfadar a niños o padres y otros temas polémicos (problemas sociales, etc.). Además, la práctica ancestral de cambiar las blasfemias por signos tampoco está permitida, al igual que los ruidos que sirvan para representar expresiones corporales. Hasta los dobles sentidos violan los términos y condiciones de la aplicación.

También confunde la prohibición sobre política (comités de acción política, grupos de presión, campañas políticas, defensas de estilos de vida alternativos), sin dar explicación sobre qué significa cada cosa en un contexto.

Obviamente, estas restricciones reducen notablemente la capacidad de creación que puede dar de sí la aplicación, aunque es comprensible que la compañía quiera evitar meterse en terreno pantanoso, tanta restricción reduce las posibilidades hasta un mínimo inaceptable.